Cazadores de momentos a -34 grados

Néstor Rodán, Gabriel Santos, José Devesa y el palentino Juan Garcia Lucas vuelven de su incursión siberiana en el Lago Baikal cargados de fotografías de gran calidad, ideas de futuro y experiencias bajo cero

NACHO BARRIO León

«Aquello es una pasada», confiesa Néstor como introducción antes de pasar a contar la historia. Ya de vuelta a casa hace balance, pone sus sentimientos en frío (aunque algo menos que en Siberia) y revive lo vivido.

La aventura era de esas que merecen ser llamadas así, de las que no se olvidan. Tres fotógrafos leoneses y un palentino viajarían hasta Siberia con sus equipos fotográficos con el patrocinio deCanon y Sandisk para inmortalizar las mejores escenas del Lago Baikal, un impresionante paraje que abarca 360 kilómetros de punta a punta y que durante tres meses está completamente helado.

El viaje comenzó con la llegada a Irkutsk, una ciudad rusa en la que llevar a cabo la aclimatación previa. «Allí nos encontramos temperaturas de 22 grados bajo cero, que aunque son bajas se puede considerar que el tiempo nos respetó», apunta el fotógrafo leonés.

Los días avanzaban hasta que llegó el momento de llegar al Lago Baikal, el objetivo de los cuatro fotógrafos. «Caminábamos sobre un metro y medio de hielo, en un paraje que, al no ser un destino turístico, propició que tuviéramos muchas mañanas y tardes en las que estábamos completamente solos, en la línea del horizonte no se veía nada, al dron lo mandabas a un kilómetro y todavía se oía», recuerda.

La temperatura también cambiaba. De los 22 grados bajo cero que reinaban en Irkutsk pasaron a los 34. Bajo cero. «Íbamos con cuatro capas por abajo, cuatro por arriba y dos guantes por mano, con gorro de piel ruso, pero aún así, al respirar se te congela el aire en la barba y se te forman chupiteles», comenta divertido. Quitarse los guantes para manipular las máquinas también supone un reto añadido porque «lo que molesta más que el frío es cuando pega el aire siberiano, es como si quemara, y eso que me he criado en la Montaña y estoy acostumbrado al frío...».

En la maleta, además de la ropa adecuada, llegan con un buen arsenal de imágenes increíbles y vídeos grabados con dron. Canon distribuirá su trabajo y es probable que puedan publicar en la prestigiosa revista National Geographic, ya que «lo que hace único al Lago es que pasa congelado tres meses y cada año es diferente, ni el hielo ni las cuevas que se forman son iguales».

Pero los objetivos no quedaban ahí. «Quería ver las posibilidades turísticas para la empresa para la que trabajo, Wild Watching, aunque es complicado porque es una zona peligrosa y se necesitan visados para llegar», relata Néstor.

Ahora, ya en casa, contempla las espectaculares fotografías, recordando aquellos días en el hielo y esperando el éxito en los concursos en los que suele participar. «Va a ser difícil que esta vez no nos llevemos algo». Aquí, algunas de las imágenes tomadas.

Temas

Siberia, Lago Baikal, Irkutsk

Contenido Patrocinado

Fotos