Autopista a la espera

El último accidente mortal en la N-120 reabre el debate y muestra la necesidad de derivar el tráfico pesado por la AP-71 entre León y Astorga

Linea de cajas de la AP-71. / Inés Santos
N. BARRIO León

El último accidente mortal reabría un debate candente durante los últimos meses. La autopista que une León con Astorga, la AP-71, sigue pendiente de aprobación de lo acordado entre Junta y Ministerio de Fomento, para que los vehículos pesados estén obligados a tomar la autopista, dejando a un lado la Nacional 120.

Con esta medida se trataba de buscar, por un lado, la reducción de camiones en la nacional, especialmente peligrosa como tristemente ha confirmado un rosario de accidentes vividos durante los últimos tiempos.

El Ministerio de Fomento y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León llegaban a un acuerdo para implantar bonificaciones del 75% para vehículos pesados de tipo 2 que utilicen telepeaje y de un 71 para los que no en la autopista, tras mantenerse contactos para analizar la implantación de medidas que mejoren las condiciones de circulación y seguridad vial.

Con esta medida, diariamente más de 700 vehículos de estas características dejarían de circular por la carretera convencional. Aun así, y sin haberse tomado acciones hasta el momento, la autopista sigue sin recibir a la totalidad del tráfico pesado, mirando a un futuro en el que dejar atrás años de accidentes que, probablemente, podían haberse evitado.

Contenido Patrocinado

Fotos