«Nuestro autobús salió a las 00:00 horas, con la AP-6 ya cortada, y nadie nos avisó»

Autobús afectado por la nevada en la estación de servicio de Arévalo./Pablo Vicente
Autobús afectado por la nevada en la estación de servicio de Arévalo. / Pablo Vicente

Un leonés relata la noche que han vivido los usuarios de la línea León-Madrid, que llevan casi diez horas atrapados en una estación de servicio de Arévalo (Ávila)

DANI GONZÁLEZ

Lanzados hacia la ratonera. Así se han sentido los usuarios de un autobús que cubre la línea León-Madrid, que han pasado la noche atrapados en una estación de servicio cercana a la localidad abulense de Arévalo.

La desinformación y el abandono son los sentimientos reinantes entre este grupo de viajeros. «Subimos al autobús a las 00:00 horas, cuando ya estaba activada la alerta naranja y la AP-6 estaba cortada, pero nadie nos dijo nada ni se propuso suspender el viaje», señala uno de los pasajeros.

Tomaron el camino hacia Madrid pero, a la altura de Arévalo, la nieve ha impedido el paso del autobús, por lo que tuvieron que deternse en esta estación de servicio sobre las 3:00 horas, momento desde el que permanecen ahí a la espera de que la situación mejore.

Todo sobre el temporal

«Hemos llamado al teléfono de atención al cliente de la empresa de autobuses, no nos han hecho ni caso. El 112 estaba colapsado y el conductor ha hecho lo que podía», explica este viajero, que reconoce que han pasado la noche entre el autobús y la cafetería de la estación de servicio «incómodos y con algo de frío».

De hecho, reconoce que durante la madrugada hicieron una votación «para ver si esperábamos o regresábamos a León, pero la falta de unanimidad nos ha dejado aquí».

Desde la estación de autobuses de León también han llegado quejas. Algunos usuarios afirman que solo hay una persona atendiendo el mostrador y las innumerables quejas y cambios de billetes que se producen. «Están allí en Arévalo, tirados y sin información. El teléfono de atención al cliente no funciona», explican.

Esta es la odisea que los usuarios de este autobús de la línea León-Madrid están viviendo. Han pasado la noche en una estación de servicio y, tras comprar algo de comida y agua, vuelven al autobús. «Nos han dicho que vamos a arrancar, que vamos a tratar de completar el viaje». Esperan llegar a su destino en, sin duda, su viaje más largo para llegar a la capital de España.

Contenido Patrocinado

Fotos