La Audiencia Nacional 'tumba' la compra de los 12 tren-tram de León y deja en el aire la integración de Feve

Proyecto del tren-tram en la integración de Feve./
Proyecto del tren-tram en la integración de Feve.

Tras siete años de espera, con las hierbas «comiéndose la obra» y 20 meses para que la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria elabore un informe, el tribunal pone en 'jaque' el proyecto

RUBÉN FARIÑASLeón

La integración de Feve en la capital leonesa vuelve a sufrir un revés y su futuro se queda más en el aire que nunca.

La Audiencia Nacional ha 'tumbado' la compra de las unidades de tren-tram que estaban preparadas para llegar a León. La sentencia del tribunal avala al Ministerio de Fomento quien denunció el contrato firmado por Feve con Vossloh España –empresa que construyó los 12 convoyes que están en Valencia- y cuyas circunstancias son «llamativamente contrarias al interés público» al haber realizado la empresa pública una contratación «prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido».

Esta es la información que recoge el periódico Expansión y cuya denuncia planteó el PP en 2010 contra la oferta que el presidente de Feve –por aquel entonces el leonés Ángel Villalba- aceptó para adquirir 28 unidades a las que se fueron sumando otros añadidos y piezas de repuesto hasta alcanzar el valor de 62,33 millones de euros.

El cambio de signo político al frente del Gobierno de España espera que aclare el futuro y retire la demanda interpuesta para evitar que siga adelante dicha denuncia y se ponga en jaque la llegada de las 12 máquinas que modernizarían la línea y renovarían la flota en León.

Esta circunstancia supone un nuevo revés a una obra que ya de por sí está dando auténticos quebraderos de cabeza a sus usuarios, en particular, y a la sociedad leonesa, en general.

La historia interminable

Tras siete años sin los trenes de Feve llegando a la Estación de Matallana, y tras tener ejecutada el 100 por 100 de la obra de integración, «las hierbas están empezando a comérselo». También está adjudicada una partida de 1,7 millones de euros para la urbanización del entorno de este apeadero, en concreto la zona comprendida entre Ramón y Cajal y Padre Isla.

Y es que esta espera tenía como origen el informe con la normativa que debía elaborar la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria y que lleva 20 meses para realizar. Los sindicatos han denunciado esta 'parálisis' y objetan que el sistema utilizado en la línea Alicante-Denia es igual a la que se quiere llevar a cabo en León, sin embargo aquí se excusan cuestiones de seguridad.

Todo ello ha provocado una sensación «de abandono» para los usuarios de la línea. Muchos viajes se realizan gratis, ante la falta de interventores, y los trenes se encuentran obsoletos.

La esperanza aparece ahora en el cambio de gobierno y se espera mantener una reunión con el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para que retire la demanda y los trenes puedan llegar para circular por las 'abandonadas' nuevas vías de la integración de Feve en la ciudad de León.

Contenido Patrocinado

Fotos