La Audiencia de León juzga este lunes a un jubilado que agredió a otro con una tetera y le rompió la dentadura

Audiencia Provincial de León. /
Audiencia Provincial de León.

El acusado, de 78 años, se enfrenta a una pena de 23 meses de cárcel tras protagonizar una discusión por sus perros con el otro varón, acusado por una falta de lesiones

A.C. León

La Audiencia Provincial de León juzga este lunes a dos jubilados de 68 y 78 años tras agredirse mutuamente en el transcurso de una pelea motivada por sus dos perros. Uno de ellos, se enfrenta a una pena de 23 meses de cárcel por un delito de lesiones tras agredir al segundo acusado con una tetera de metal.

Según el escrito de la Fiscalía, los hechos enjuiciados tuvieron lugar sobre las 12:35 horas del 8 de julio de 2014 en el pasaje de San Agustín, cuando los dos acusados entablaron una discusión motivada por sus perros que acabó en una agresión física mutua.

Como consecuencia de la agresión, uno de los varones sufrió hematomas y erosiones en cuello y labios, que tardaron en curar cinco días, resultándole dañadas las gafas que llevaba puestas y el alfiler de la corbata, valoradas en 42 y 18 euros, respectivamente.

El otro acusado sufrió un traumatismo craneal, una herida en el cuero cabelludo y varias heridas en la boca, precisando una única asistencia sanitaria y sufriendo la pérdida de una pieza de la prótesis dental. Los gastos ocasionados por la asistencia sanitaria ascienden a 553 euros.

El Ministerio Fiscal entiende que el primer acusado es autor de un delito de lesiones, por lo que le pide una pena de un año y once meses de prisión así como el pago de 278 euros en concepto de indemnización por las lesiones, 1.851 por las secuelas y 553 euros al Sacyl por la asistencia médica. La defensa niega los hechos y solicita la libre absolución de su cliente.

Falta de lesiones

En cuanto al segundo acusado, la Fiscalía asegura que es autor de una falta de lesiones, entendiendo que no procede imponerle pena alguna y solicitándole el pago de 157 euros por las lesiones y 60 euros por los daños de las gafas y la corbata.

Por su parte, su defensa asegura que en el transcurso de la discusión, el primer acusado cogió una tetera de metal y propinó a su cliente tres golpes en el cráneo, pómulo y en la prótesis dental, como así fue corroborado por dos testigos.

Además remarca que su cliente no causó daño físico alguno al otro encausado, sin que hubiese evidencia de la existencia del alfiler de la corbata a la que hace alusión y, por tanto, remarca que no es autor de ningún delito y que no procede la imposición de ninguna pena.

Contenido Patrocinado

Fotos