Alfaem León, ante el Día de la Salud Mental, reclama mayor implicación para incrementar el 15% de inserción laboral actual

Sede de Alfaem León. / Peio García

El colectivo reconoce que se ha avanzado «infinidad» aunque aún queda «mucho desconocimiento» al tiempo que insiste en que se trata de enfermedades mucho más habituales de lo que se piensa

S. GALLOLeón

El próximo martes se celebra el Día mundial de la Salud Mental, una jornada que, como viene siendo habitual en estos casos, se convierte no solo en un motivo de conmemoración, sino también de reivindicación. En esta ocasión, en la que además se conmemora el 25 aniversario de esta cita, el lema elegido ha sido ‘Trabajar sin máscaras. Emplear sin barreras’ con el fin de centrar las peticiones en materia de empleo, un ámbito «primordial» en el que las personas con algún tipo de enfermedad mental siguen encontrándose con múltiples dificultades para poder acceder al mercado laboral.

De hecho, se lamenta que a día de hoy, y pese a que se ha avanzado «infinidad» en los últimos años en esta materia, todavía se cifre en apenas un 15 por ciento la inserción laboral de las personas con enfermedad mental. La gerente de Alfaem León, Rosa Conde explica la importancia que tiene un empleo digno para cualquier persona. Cuando se dispone de esa ocupación, las personas tienen «una vida saludable y lógicamente la satisfacción es total», pero las personas con enfermedad mental siguen teniendo dificultades para encontrar un trabajo.

Buena culpa de ello la tienen los estigmas que aún existen en relación a este tipo de enfermedades y, en especial, mucho desconocimiento al respecto. Por eso, desde Alfaem León se hace un llamamiento a las administraciones, a los empresarios y a las fuerzas sindicales, entre otros agentes competentes, para que se impliquen y busquen acuerdos para el fomento del empleo entre las personas con discapacidad. Los centros que trabajan con estas personas son conscientes de que «si confiamos en las personas con enfermedad mental, se ven las capacidades que tienen en lugar de las discapacidades, y el éxito está asegurado», ratifica Rosa Conde.

Alfaem Salud Mental León sigue trabajando para reivindicar los derechos que como personas tienen los enfermos mentales «tal y como están recogidos en la legislación», y aunque conscientes de que resulta «muy complicado», se insiste en que «se ha avanzado mucho», en especial a nivel social, pero no tanto en el aspecto laboral. Esto se atribuye a que cada vez hay más personas que padecen alguna enfermedad mental. «No estamos hablando de diagnósticos graves crónicos, sino que cualquier persona puede tener una enfermedad mental en un momento dado», como puede ser el caso de una depresión o un trastorno obsesivo compulsivo «y llevar una vida normal».

Quizá por este hecho, la sociedad se ha ido concienciando de que una enfermedad «no es algo que esté en la luna» sino que está «al lado», en ocasiones en nuestras propias familias o entre los compañeros de trabajo. «Los síntomas hacen más visibles y normalizadores, nos abrimos más a lo que nos pasa, y eso es positivo para ver que las enfermedades mentales requieren de una atención» porque «son mucho más habituales de lo que todos pensamos».

Mayor implicación laboral

Pero la carencia se detecta aún en el entorno laboral de estas personas. Sin embargo, desde Alfaem León se entiende que todo es posible «con empeño y ganas de sacar la legislación que apoye», recalca Rosa Conde. Y es que en España solo se encuentran trabajando alrededor del 15 por ciento de personas con enfermedad mental, y son personas con formación y que tienen capacidades. «Es muy injusto que haya unos niveles tan bajos de empleo», un índice muy parecido, e incluso algo inferior, en el caso de León y Castilla y León.

Mientras tanto, se siguen poniendo medios para mejorar estos datos, con programas de empleo, itinerarios personalizados que apoyan a las personas con enfermedad mental. También se aboga por que trabajen con los empresarios y se les diga lo que significa tener en plantilla a una persona que padece alguna enfermedad mental porque «hay beneficios y también los empresarios se agarran a ellos», además de que es en estas oportunidades cuando es posible apreciar las capacidades que tienen esas personas, momento en el que se rompen los prejuicios y se cambian los estigmas. «Es una labor de todos», recuerda la gerente de Alfaem León.

Una vida normalizada

La presidenta de Alfaem León, Ascensión Sedano, también aboga por quitar todos los tabúes existentes y recordar que se trata de personas, muchas ya rehabilitadas y que «pueden hacer una vida normalizada» como cualquier otra persona. «Esas ganas de luchar por que se vea es muy duro porque hay muchas barreras, pero hay que romperla y seguir adelante», reclamó Sedano, quien lamentó que las personas que no padecen ese problema o no lo viven de cerca «tampoco se interesan por esta enfermedad».

Hasta hace unos años, hacer alusión a una persona con enfermedad mental era lo mismo que hablar de locura. «Tenemos que ser realistas, porque hay personas que son normales y hacen atrocidades, nada más que lo más mínimo estas personas cualquier cosa que hagan…», lamentó Sedano, que abogó por poner en marcha una labor «para que estas personas salgan adelante», para lo que Alfaem cuenta con un equipo «muy comprometido para que todo esto salga adelante y que las personas tengan una vida normalizada».

Temas

León

Fotos