USO alerta del peligro que León deje ser interesante para la clase política y de su situación de «emergencia económica e industrial»

El secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO), Joaquín Pérez, comparece en un desayuno informativo para hablar de la manifestación del 1 de mayo y para analizar la situación socio-laboral de Castilla y León. / Campillo

La organización sindical celebrará el acto federal del 1 de mayo en la capital leonesa para alertar de la «crítica» situación de León y la Comunidad, donde existen «brutales desigualdades» entre las nueve provincias

A. CUBILLASLeón

La Unión Sindical Obrera fija su mirada en León para celebrar su acto confederal del 1 de mayo. Lo hace en reconocimiento a la labor sindical de sus 3.000 afiliados, como guiño y apoyo moral a la lucha minera pero, ante todo, para dar altavoz a la problemática de una tierra «machacada, olvidada y menospreciada».

Adjetivos que, Marco Antonio Martínez, secretario autonómico de USO, hace extensible al conjunto de Castilla y León, un territorio que, a su juicio, está dejando de ser interesante para la clase política y que vive una situación de emergencia económica industrial. A ello se suma, continuó, las desigualdades «brutales» que existen entre las nueve provincias.

«Es difícil decirle a la gente que crear políticas industrializadores es la única base que tenemos para sobrevivir en León, Zamora, Salamanca, Soria o Palencia. Todos reconocemos que tenemos una situación crítica en una comunidad muy heterogénea y que su constitución hace 35 años no hizo otra cosa que crear desigualdades brutales y esto tiene que llamar la atención de quién gobierna».

Una realidad «crítica» en la que USO incidirá en el acto del 1 de mayo que, bajo el lema 'Los salarios, la deuda pendiente', remarcará la necesidad de abordar con «valentía» un cambio en las políticas fiscales, laborales y sociales, que pasen por una subida salarial y el blindaje de las pensiones.

León fue una de las sedes de la carta fundacional de USO en los años 60 aunque no fue hasta la década de los 70 cuando el sindicato se asentó, alcanzando en la actualidad los 3.000 afiliados

Así lo remarcó el recién elegido secretario general de USO, Joaquín Pérez, que incidió en que en la actualidad aún son 3,9 millones los españoles que están inscritos en las oficinas del paro, de los que más de la mitad no tiene prestación alguna. A ello se suma el hecho de que España sea el país que más ha crecido en desigualdad en la última década, ostentando la medalla de bronce en la Unión Europea.

«Pensamos que ahora es el momento porque ahora ya no hay excusa. Los números están todos en positivo, las empresas tienen beneficios y ahora es el momento de hacer un sindicalismo con mayúsculas y creativo ante esos nuevos empleos», remarcó Pérez.

Marco Antonio Martínez, líder de USO en Castilla y León.
Marco Antonio Martínez, líder de USO en Castilla y León. / Campillo

Sindicalismo de «moqueta»

Un acto que se desarrollará en paralelo a la manifestación convocada por UGT y CCOO, al entender necesario impulsar un diálogo social plural, que dé cabida a nuevas voces, y se aleje al diálogo «ineficaz y de moqueta» ejercido por las dos siglas sindicales, con las que se mostró muy crítico.

«Desde 2010 se han alcanzado tres acuerdos por el empleo y la negociación colectiva que solo se han traducido en la pérdida de poder adquisitivo y derechos laborales. Es un diálogo social muy de moquetas, institucionalizado e inservible. Por ello, desde USO proponemos otro modelo basado en un sindicalismo más plural, con UGT y CCOO pero también con otras organizaciones, porque con cuatro o cinco voces pueden haber propuesta más interesantes y atender a la pluralidad de la sociedad».

Un acto, el del 1 de mayo, que reunirá a las organizaciones territoriales de USO de Galicia, Castilla y León, Asturias, Cantabria, Aragón, Madrid, Extremadura y Castilla-La Mancha y que partirá de la explanada de la Junta para concluir en la plaza de toros, donde tendrán lugar las intervenciones y una fiesta.

Contenido Patrocinado

Fotos