Los agentes desplazados a Cataluña, «en el punto de mira de los independentistas», marcan los actos de la fiesta de la Guardia Civil en León

Momento del acto de la Fiesta de la Guardia Civil en León. / Sandra Santos

La Benemérita celebra el Día del Pilar, patrona del cuerpo, en el patio del cuartelillo con un importante incremento de asistentes recordando la labor de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía por la defensa de la unidad de España

RUBÉN FARIÑASLeón

Los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, que prestan servicio en Cataluña, fueron este domingo los protagonistas de la celebración de la Virgen del Pilar, patrona de la Benemérita en el acuartelamiento de El Parque de la capital leonesa, donde tuvo lugar el acto central de Castilla y León.

La fiesta de la Guardia Civil se celebró bajo un intenso calor y un patio del cuartel que acogió un mayor número de asistentes de lo habitual, en una clara muestra de apoyo al cuerpo.

La salida de la bandera de España daba inicio al emotivo acto que presidieron la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, y el Jefe de Zona, Francisco Javier Sualdea. Precisamente, éste fue el encargado de pasar revista a las unidades.

Posteriormente, las autoridades civiles y militares impusieron las condecoraciones a los agentes destacados bajo los aplausos del público, que fueron especialmente intensos en el reconocimiento a Benedicto Gómez García, el guardia civil más veterano, a sus 93 años.

Discursos hacia Cataluña

El discurso del Jefe de la Zona de Castilla y León de la Guardia Civil quiso recordar los orígenes de la Benemérita, su vinculación con la Virgen del Pilar, y tuvo un recuerdo para los agentes desplazados en Cataluña. «Quiero acordarme de las familias de los guardias civiles de Cataluña y condeno a los que están resquebrajando su convivencia».

Francisco Javier Sualdea insistió en la unidad que están demostrando el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil que «en situaciones difíciles nuestra colaboración es todavía mayor».

Al igual que lo hizo la delegada del Gobiernoen Castilla y León, que agradeció al cuerpo «su esfuerzo por mantener la defensa de la unidad y la convivencia de los españoles».

María José Salgueiro afirmó que el movimiento independentista en Cataluña ha puesto «en el punto de mira» a la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía «por ser los defensores de nuestro Estado de Derecho».

Datos que invitan al optimismo

Ambos analizaron los datos de delincuencia y siniestralidad registrados en la Comunidad en 2017. La tasa de criminalidad se situó en Castilla y León en 29,2 habitantes por cada 1.000 personas, frente al 43,3 del conjunto de España. «Partiendo de que España es un país seguro, comparado con la media europea, Castilla y León está 20 puntos por debajo de esta media». Esto es un síntoma evidente del buen trabajo realizado por los cuerpos y fuerzas de seguridad, como el equipo Roca, que ha detenido en la provincia de León a 21 personas en el medio rural que estaban cometiendo algún tipo de delito. También se ha reducido, hasta septiembre, la mortalidad en carreteras, con 100 fallecidos, un 7,4% menos que en los mismos meses de 2016.

Tras los extensos discursos, tuvo lugar el acto más emotivo. El homenaje a los guardias civiles caídos en acto de servicio, con ‘La muerte no es el final’ y el toque de oración, finalizaba con la descarga de munición que rompía la solemnidad del momento.

El himno a la Guardia Civil y el desfile de las tropas puso el colofón a la celebración de la patrona de la Benemérita que este año vio suprimido el tradicional vino español como un signo de protesta por el trato de los compañeros desplazados en Cataluña.

Contenido Patrocinado

Fotos