Acondicionar la Casa del Peregrino cuesta 300.000 euros y abrir un restaurante eleva la inversión a los 800.000

La Casa del Peregrino junto al Parador de San Marcos. /
La Casa del Peregrino junto al Parador de San Marcos.

El Ayuntamiento de León propone un canon progresivo para 30 años de concesión con un importe global de 460.000 euros

ELENA F. GORDÓN

El miércoles 27 de diciembre acaba el plazo para presentar ofertas al proceso abierto por el Ayuntamiento de León en un nuevo intento de dar uso a la Casa del Peregrino, después de fracasase la iniciativa similar llevada a cabo en 2014. Así, se plantea la “concesión demanial para el acondicionamiento y explotación de un centro de actividad vinculado a la hostelería y turismo”, por un plazo de 30 años y con un canon de explotación de 460.000 euros, repartidos en cuotas progresivas.

Ese canon es el menor de los costes que tendrá que asumir la empresa o el promotor que tenga previsto instalarse en el edificio situado junto al Parador de San Marcos que hasta noviembre de 2011 fue -cedido a la Junta- la sede del Procurador del Común y que permanece en desuso desde entonces; una circunstancia que obliga a acometer actuaciones imprescindibles para rehabilitar daños sufridos o colocar elementos imprescindibles como un ascensor.

La intención del Consistorio, según transmitió el arquitecto municipal de la Oficina de Proyectos al Instituto Leonés de Desarrollo Económico, Formación y Empleo, Ildefe, al que se encargó un estudio económico de rentabilidad es que el aprovechamiento del inmueble “contribuya al desarrollo sostenible de la ciudad y a la puesta en valor de su patrimonio histórico y cultural, teniendo en cuenta el privilegiado entorno monumental en que está ubicado, itinerario de peregrinos del Camino de Santiago y visita obligada en la ciudad”.

Inversión

Según los propios técnicos municipales las inversión necesaria para acometer la adecuación estructural del edificio, sea cual sea el uso que se le dé, supera los 300.000 euros e incluye la reparación de la cubierta, la supresión de barreras arquitectónicas, la intervención en las fachadas, la renovación de la instalación eléctrica y la subsanación de diversas deficiencias.

El Ildefe elaboró un estudio que plantea la apertura de un restaurante -una de las opciones que parece más probable y que se desvelará en breve-, proyecto que implicaría diversas obras para adaptar el recinto a esa actividad, tales como la habilitación de zonas de cocina, salas de atención al cliente o aseos; cuya inversión superaría los 220.000 euros.

Además, el equipamiento, los comedores -se plantea una sala con capacidad para 50 comensales en la planta baja y otra para 100 en la primera planta-, el menaje, la decoración y el equipo informático de gestión del local sumarían otros 328.000 euros, lo que hace un total de 800.000, a los que habría que añadir el IVA correspondiente. El informe propone una aplicación progresiva del canon, acorde a la rentabilidad que se calcula para el negocio en los primeros y sucesivos años de apertura.

Posibles usos

La apertura de un restaurante en la Casa del Peregrino parece ahora la salida más rentable que se puede dar a este edificio de dos plantas y 500 metros cuadrados de superficie, de titularidad municipal, y que data de 1750.

Iba a ser adaptado para Casa de la Mujer, según planteó el PSOE en 2005 y ofreció después en su programa electoral. Por su parte, el PP anunció en 2006 su intención de convertirlo en un centro turístico o punto de atención a los peregrinos y en 2011 la Unión del Pueblo Leonés propuso un centro de interpretación del Camino de Santiago.

En 2014 se descartó darle uso municipal y se promovió, sin éxito, darle un destino que generase ingresos para el ayuntamiento y puestos de trabajo en la ciudad, algo que ahora puede que sí ocurra.

Contenido Patrocinado

Fotos