UGT aboga por un impuesto tecnológico para financiar las pensiones y llama a los jóvenes a movilizarse

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, comparece ante los medios de comunicación durante su visita a la capital leonesa. Junto a él, los secretarios regional y provincial, Faustino Temprano (I) y Enrique Reguero (D) / Campillo

Pepe Álvarez pide Rajoy concreción sobre la subida de pensiones, derogar las reformas de 2013 y elevar los sueldos para generar más consumo y más empleo

A. CUBILLASLeón

Mientras en Madrid Mariano Rajoy comprometía en el Congreso de los Diputados una subida de las pensiones, en León el líder nacional de UGT, Pepe Álvarez, lanzaba un llamamiento a los jubilados y el conjunto de los trabajadores a participar activamente en las movilizaciones para exigir al Gobierno dejarse de debatir y empezar a resolver problemas.

Más información

"Que acudan a todas, es importante que se visualice, que haya mucha gente en la calle. No es un tema que podamos resolver una organización sola, vamos a necesitar a todos para poder avanzar esta materia", señaló Álvarez, que incidió la importancia de que en esta lucha estén presentes los jóvenes.

Al fin de cuentas, la previsión de los expertos es que en 2040 el sistema de pensiones tendría una pérdida de 30 puntos, fruto de la herramienta de “recorte” que aplicó el Gobierno con las reformas del 2013. Por eso, continuó, es especialmente importante que los jóvenes participen en este proceso, “que piensen que no solo nos jugamos la revalorización de las pensiones, porque estamos halando del futuro del sistema de las pensiones”.

Todo ello, a pesar de que, según remarcó, el sistema de pensiones es plenamente viable y de que el gasto es tres puntos inferior a países como Italia, Francia o Alemania, en relación a la producción.

Falta de ingresos

Ante ello, urge dar solución al problema de ingresos. Así, UGT plantea la supresión de gastos de la Seguridad Social como las subvenciones a la contratación -3.500 millones de euros-, la propia gestión de la Seguridad Social -4.500 millones- o la implementación de nuevos impuestos, como a las nuevas tecnologías.

"Los robots tiene que cotizar a la seguridad social. La eliminación de puestos de trabajo como consecuencia de las nuevas tecnologías tienen que tener un punto de cotización por los trabajadores que no están", señaló Álvarez, que remarcó que “se puede hacer”.

Pero además es necesario dar solución a un grave problema del país que repercute directamente a la Seguridad Social: los “impresentables” salarios de este país. "Si no hubiera habido esta degradación de los salarios no estaríamos en la situación en la que estamos. Por eso entendemos que en el 2018 tiene que ser un año de recuperación".

En este sentido, aseguró que la UGT luchará para conseguir un salario mínimo de 1000 euros, un objetivo que calificó de “viable” y que cree que generará más recursos, más consumo y, por ende, más empleo. "Con eso la recaudación de la Seguridad Social aumentaría de manera considerable", señaló Álvarez que lanzó un guante a la patronal a sentarse a negociar.

La hostelería y el turismo, remarcó como ejemplos, viven una situación que permite es recuperación de los sueldos que implicaría más consumo y creación de empleo. También planteó la conveniencia de que el Salario Mínimo Interprofesional alcance los mil euros.

Compromiso con la igualdad

Una visita en la que Pepe Álvarez tuvo en su agenda un segundo tema. El compromiso de UGT por impulsar un trabajo transversal y permanente a favor de la igualdad de género, trabajando a diario contra la brecha salarial y las discriminaciones por cuestión de género.

Contenido Patrocinado

Fotos