Leonoticias

«Quieren que el jurado vea al demonio sentado a mi lado»

Abogado y acusado durante la sesión de este lunes.
Abogado y acusado durante la sesión de este lunes. / Campillo
  • El letrado de Miguel Ángel no entiende «que pinta en este procedimiento» meter cuestiones de dos años atrás como los intentos de agresión a las peregrinas alemana y a la china

La sesión del juicio por el asesinato de Denise Pikka ha puesto de manifiesto las actuaciones llevadas a cabo por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado durante la detención del asesino confeso de la peregrina.

El abogado de la familia Thiem, Fernando Rodríguez Santocildes, considera que se ha demostrado que fue «rigurosa, con respeto a la legalidad y respeto a las garantías del detenido; nada ha hecho pensar lo contrario como ha sostenido la defensa durante varios meses». Esta cuestión había sido resuelta anteriormente por el Juzgado de Instrucción de Astorga, la Audiencia Provincial de León y el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Por su parte, el letrado de la defensa cree que la sesión ha seguido la línea marcada. «Vienen a ratificar la homogeneidad de esas declaraciones, nadie habló con el detenido y nadie estuvo con él, pero todos dicen lo mismo, con las mismas palabras, y sin que nadie les pregunte», objeta Vicente Prieto.

«Si todos lo dicen será verdad, pero que utilicen las mismas palabras sin que les pregunten es curioso», ha mantenido el abogado ante los medios. También ha puesto en juicio la peligrosidad extrema de su cliente, que se encontraba comiendo en un bar con sus amigos. «Pongo en entredicho esa peligrosidad teniendo en cuenta lo que estaba haciendo».

Todo ello para acabar reconociendo que «no entiendo que pinta en este procedimiento meter algo de dos años antes y por lo que no se imputó delito a mi cliente», ha manifestado con respecto a las declaraciones que este martes prestarán los policías encargados de las diligencias por el presunto intento de agresión del acusado a una peregrina alemana. «Aquí se trata de que el jurado vea al demonio ahí sentado a mi lado, es hacer ver el monstruo de la persona».

Finalmente, Vicente Prieto ha reconocido que su cliente ya que encuentra «más tranquilo» tras el episodio que le impidió declarar en la primera sesión del juicio. «No estaba en condiciones porque le quemaron la casa, le robaron y otros inconvenientes que tuvo, pero se está estabilizando un poco. Le encuentro más tranquilo y me informa de la participación en los hechos de los agentes que están testificando»