Leonoticias

La crisis de la Hullera arrastra a 21 trabajadores de Segur Ibérica que denuncian «discriminación»

vídeo

Imagen de los trabajadores durante el encierro en las oficinas. / Sandra Santos

  • La empresa plantea un Expediente de Regulación de Empleo nacional al que se suman los impagos de la minera | Los trabajadores suman ya «tres meses sin cobrar y ya nos han dicho que no nos pagan más»

«No nos queda otro remedio que tomar medidas de presión». Con un aire de lamento lo afirma el secretario del comité de empresa de Segur Ibérica en León, Miguel Ángel Fernández Provecho.

Lo hace minutos antes de iniciar un encierro en las oficinas de esta empresa en la capital. Es un gesto de desesperación en defensa de «21 compañeros que previsiblemente perderemos el empleo», asegura.

La situación de todos ellos es «muy complicada» porque han tenido «la fatalidad» de sufrir «dos crisis al mismo tiempo». La primera llega a nivel nacional porque su empresa, Segur Ibérica, ha planteado un Expediente de Regulación de Empleo «después de proceder a la venta a una firma internacional».

Afectados por la Hullera

Ese ERE afectaría a León pero, previsiblemente, de una forma mucho más leve que si no se hubiera dado otra fatalidad: la crisis de la Hullera Vasco Leonesa.

Según se advierte desde el comité de empresa la minera «no paga los servicios de seguridad y vigilancia desde hace dos años. Pese a que La Vasco no pagaba la empresa cumplía debidamente con los guardias y se abonaban las nóminas».

Sin embargo tras cerrarse la venta a una multinacional del sector «se ha decidido que los servicios no rentables no se abonarán». Esto es «la empresa no paga a aquellos trabajadores que prestan servicio a un tercero que no cumple con lo contratado sea el motivo que sea». Y es que recuerda que la empresa minera lleva 16 meses sin abonar a Segur Ibérica el importe de sus servicios.

ERE nacional

Aferrándose a que «se trata de servicios no rentables en los últimos tres meses Segur Ibérica no ha pagado a los 21 guardias de seguridad que prestaban su trabajo en sus instalaciones. Y lo previsible es que esas 21 personas sean las afectadas por el ERE nacional».

Una de las soluciones es el traslado. Pero en León todos los puestos están cubiertos y la única opción que ha llegado desde Madrid es el traslado a Barcelona. «Pero no podemos. Muchos tenemos aquí familia y compromisos, sería muy complicado», afirma.

Como medida de presión este viernes han decidido iniciar «un encierro indefinido en las instalaciones de la empresa. Hay compañeros que ya lo están pasando mal y todo esto llega en diciembre, con la Navidad a unos días. Tenemos que pelear por lo nuestro y de ahí el encierro».

El objetivo del encierro no es otro que «conseguir que la empresa desbloquee la situación y en primer lugar que se paguen las nóminas pendientes de los trabajadores. Hay familias que viven de esto y no se merecen lo que está ocurriendo».