Leonoticias

La herencia de las cajas: tres de cada cuatro euros menos de inversión crediticia en cinco años

Las herederas de las cajas pierden tres de cada cuatro euros de inversión crediticia en el último lustro

  • Las entidades Ceca de la Comunidad ceden al resto de bancos y cooperativas de crédito 8,6 puntos en cuota de mercado de depósitos y 12,8 en créditos entre 2010 y 2015 | EspañaDuero se mantiene en cabeza en número de oficinas, con 470

El profundo proceso de reestructuración del sistema financiero que desembocó en la desaparición de las cajas de Castilla y León impactó de lleno en la actividad que asumían las entidades de ahorro que operaban en la Comunidad, hoy integradas en grandes grupos. Los datos que maneja la Junta son reflejo del menoscabo sufrido por las entidades que representa la Confederación Española de Cajas de Ahorro (Ceca) en la Comunidad, que sufrieron uno de cada tres euros de la pérdida de inversión crediticia y la totalidad del descenso de los depósitos experimentado por el global del sector en el último lustro.

En concreto, las cifras que aporta el Ejecutivo autonómico, recogidas por Ical, indican que al término de 2010, los depósitos del sistema financiero en la Comunidad, ascendían a 65.488 millones de euros, mientras que al cierre de 2015, suponían 65.100 millones, lo que supone 388 menos, con un descenso porcentual del 0,6 por ciento.

En este sentido, las entidades con origen en las cajas asumían 36.911 millones en ahorro en 2010 pero en 2015 esa cifra se situó en 31.039, lo que supone 5.872 millones menos, con una merma del 15,9 por ciento, cuando el resto de bancos y cooperativas de crédito elevaron sus depósitos. Los primeros sumaron 4.382 millones, hasta los 26.804, con un alza porcentual del 19,5 por ciento; y las segundas, 1.102, para cerrar 2015 con 7.257, con un aumento relativo del 17,9 por ciento.

En cuanto a la inversión crediticia, los datos que facilita en su web el Ejecutivo autonómico, concretan que el flujo de financiación a fecha 31 de diciembre de 2010, en la Comunidad, ascendía a 75.227 millones de euros, mientras que en la misma fecha de 2015, ese guarismo se había constreñido hasta los 49.059 millones, es decir, 26.168 millones de recorte y un 34,8 por ciento menos en cinco años.

Depósitos y créditos en Castilla y León por entidad.

Depósitos y créditos en Castilla y León por entidad. / Ical

El análisis por tipo de entidad indica que las entidades Ceca asumía 40.913 millones de euros de inversión crediticia en Castilla y León en 2010, mientras que en 2015, esa cifra había menguado hasta los 20.396 millones, un 50,1 por ciento menos. El recorte en los flujos crediticios en estas entidades herederas de las cajas fue en términos absolutos de 20.517 millones de euros, que representan el 78,4 por ciento del total perdido por el sector en su conjunto.

Menor impacto sufrieron el resto de entidades. Los bancos “no Ceca”, pasaron de los 27.117 millones de euros en créditos a los 22.349, una reducción en 4.768 millones, con una caída porcentual del 17,6 por ciento. Sin embargo, el peso de los fondos perdidos en créditos fue del 18,2 por ciento.

En cuanto a las cooperativas de crédito, apenas asumieron el 3,4 por ciento del descenso de fondos crediticios. En concreto, los créditos de estas entidades al concluir 2010, alcanzaba los 7.197 millones de euros, y en 2015, los 6.314, lo que supone 883 millones menos, y una merma porcentual del 12,3 por ciento.

Cuota de mercado

Otro punto de vista para conocer hasta donde llegó el impacto de la crisis y la reestructuración sufrido por las entidades Ceca, se encuentra en la evolución de las cuotas de mercado. Y es que las herederas de las antiguas cajas de ahorro que operaban en la Comunidad, se dejaron en el lustro de estudio 8,68 puntos de la cuota en depósitos; y 12,81 en la de inversión crediticia.

Las cifras de la Junta precisan que estas entidades pasaron de una cuota en ahorro del 56,36 por ciento al cierre de 2010, a un 47,68 por ciento en el final de 2015. Ese peso perdido benefició fundamentalmente a los banco “no Ceca”, que ganaron 8,93 puntos de cuota, desde el 34,24 al 41,17 por ciento. Asimismo, las cooperativas de crédito aumentaron su peso 1,75 puntos, desde el 9,4 al 11,15 por ciento.

En cuanto a la inversión crediticia, la pérdida de peso de las entidades de las antiguas cajas fue muy importante, ya que pasaron de una cuota del 54,38 por ciento en la clausura de 2010, a otra del 41,57 por ciento, a 31 de diciembre de 2015, una sangría que también se fue en su mayor parte a los otros bancos. Estas entidades ganaron 9,51 punto de cuota en inversión crediticia, al pasar del 36,05 al 45,56 por ciento. En cuanto a las cooperativas de crédito, ganaron 3,3 puntos de mercado, desde el 9,57 por ciento de los créditos del sector en Castilla y León, en 2010, hasta el 12,87 por ciento en 2015.

Oficinas

Los datos del Gobierno regional sobre el sector financiero en la Comunidad también precisan el número de oficinas por tipo de entidad a finales de 2015. En este sentido, Castilla y León contaba a esa fecha con 2.271, de las que 1.084 pertenecían a las entidades con origen en las cajas, frente a las 761 de otros bancos; y las 425 de cooperativas de crédito.

La entidad con mayor número de oficinas operativas al cierre de 2015, era EspañaDuero, 470, seguida por Caixabank, con 317; y Banco Santander, con 239. Asimismo, BBVA contaba con 191; Banco Popular, con168; Bankia, con 137; Ibercaja, con 105; Caja Rural de Zamora, con 89; Caja Viva, con 87; Cajamar, con 85; Sabadell, con 64; Caja Rural de Salamanca, con 59; Abanca, con 54; Caja Laboral, con 43; Caja Rural de Soria, con 41; Bankinter, con 24; Caja Rural de Castilla-La Mancha, con 20; Kutxabank, con 14; Liberbank, con once; Deutsche Bank, con diez; y Renta 4 Banco, con nueve, entre otras.