Leonoticias

Las entidades que trabajan con las personas sin hogar reclaman dignidad y derechos

  • En esta edición, la Campaña organizada para esa jornada quiere incidir en la dignidad de toda persona por el simple hecho de serlo, para ello, las organizaciones convocantes lanzan a toda la ciudadanía una propuesta para construir un modelo de sociedad diferente, que ponga a las personas y su dignidad en el centro

Bajo el lema 'Por Dignidad. Nadie Sin Hogar' se celebra el próximo 27 de noviembre el Día de las Persona sin Hogar, una jornada que se convoca en España desde hace 24 años impulsada por Cáritas, FACIAM, fePsh (Federación de Entidades de apoyo a las Personas Sin Hogar), XAPSLL (Xarxa d´atenció a Persones sense llar) y BesteBi (Plataforma por la inclusión social y a favor de las personas sin hogar de Bizkaia).

En esta edición, la Campaña organizada para esa jornada quiere incidir en la dignidad de toda persona por el simple hecho de serlo. Para ello, las organizaciones convocantes lanzan a toda la ciudadanía una propuesta para construir un modelo de sociedad diferente, que ponga a las personas y su dignidad en el centro y haga realidad lo que hoy parece imposible: que toda persona viva con dignidad en un hogar propio, en paz y permanente.

«Hazme visible»

En la imagen diseñada para Día de las Persona sin Hogar 2016, se destaca la invitación 'Hazme visible', pues, como recuerdan los responsables de la Campaña, «un elemento fundamental para defender la dignidad de las personas sin hogar es reivindicar su visibilidad, ya que si no te veo, si no te reconozco, no puedo reconocerme en ti, no puedo poner en valor la dignidad que nos une e iguala como seres humanos».

El reto que supone construir una sociedad del bien común, que realmente ponga a las personas en el centro, exige de todos que seamos capaces de vivir la dignidad como un proceso de ida y vuelta, que reconozca que «tu dignidad es la mía, y que yo también me dignifico como persona a través de ti».

Gestos para la dignidad

En esta edición de la Campaña, Cáritas, FACIAM, fePsh, XAPSLL y BesteBi, proponen realizar gestos para la dignidad, como pueden ser: Impulsar la visibilidad y el reconocimiento de las personas en situación de sin hogar a través de un gesto que amplíe nuestra mirada cotidiana hacia las personas en situación de sin hogar, que nos saque de la cómoda miopía en que vivimos, una mirada movilizadora de dignidad y derechos.

Otro de los gestos pasa por activar el compromiso del conjunto de las Administraciones para desarrollar políticas públicas que pongan a las personas en el centro (en especial a las persona sin hogar), y que apuesten por la protección y garantía de acceso a derechos humanos fundamentales (como vivienda y salud, entre otros).

También buscan generar mensajes positivos que luchen contra la discriminación y el estigma que sufren las personas en situación de sin hogar y que es una tarea esencial de los medios de comunicación. Se trata de conocer en profundidad la realidad del sinhogarismo y sus situaciones complejas, como gesto y compromiso con la dignidad que todo ser humano tiene por el simple hecho de serlo.

Descarte social desde la vivienda

En la Guía de Campaña, las entidades impulsoras del Día de Personas Sin Hogar denuncian el proceso de descarte que tiene lugar en una sociedad donde, como es el caso de España, existen 40.000 personas en situación de sin hogar y se acumulan los casos de quienes sufren la amenaza de perder su vivienda o pierden el derecho a habitar una vivienda y son desahuciadas. Una realidad que afecta a muchas familias y que solo en 2015 se mostró a través de 68.135 ejecuciones hipotecarias.

Testimonio real

Entre los materiales editados para esta Jornada se recoge en testimonio real de una persona que ha pasado por una situación de sinhogarismo, que escribe una reflexión de su puño y letra sobre «la dignidad perdida por las personas sin hogar, que es sin lugar a dudas, la dignidad de todos».

«Si permitimos que haya personas en la calle, sin hogar, sin derechos, en exclusión social –escribe su autor—, estamos permitiendo la indignidad humana, lo inmoral, el rechazo de nuestros semejantes, que en realidad somos nosotros mismos».

En su relato sobran motivos para la queja, ya que «es noticia cualquier cosa y sin embargo no es noticia que un 28,6% de la población esté al borde de la exclusión social. Que las personas se mueran en la calle, pasando hambre, frío, enfermedades y otras necesidades del alma; y no mueren dejados de la mano de Dios, mueren dejados de la mano de sus semejantes: las personas».

A modo de postdata se lee: «Si asistimos impasibles al robo de la dignidad de las Personas sin Hogar, estaremos perdiendo el respeto hacia nosotros mismos, por no sembrar el respeto que quisiéramos para nosotros y para generaciones venideras. El respeto de los derechos humanos no nace en un libro, en un filósofo, o en una utopía, nace de nuestro propio respeto».

Nuevo trienio de Campaña

Después del quinquenio 2010-2015, la Campaña comienza un nuevo período (trienio 201618) donde el eje de propuesta y denuncia se va a situar en la construcción de un modelo de sociedad diferente que ponga a las personas y su dignidad en el centro.

«No queremos una sociedad de personas sin derechos, de expulsiones, de descartes o de exclusión radical», explican los responsables de la Campaña. «Frente al individualismo creciente, al anonimato en que vivimos, a la indiferencia ante la realidad del otro, desde la Campaña “Nadie Sin Hogar” llamamos a ser en común: porque mis derechos son tus derechos, porque las situaciones que atentan a la dignidad de cualquier persona ponen en cuestión mi propia dignidad», añaden.