Leonoticias

El techo que todos merecen

vídeo

Gente sin recursos espera la ayuda de la furgoneta de Cruz Roja. / Sandra Santos

  • La Unidad de Emergencia Social de Cruz Roja parte por las calles de León, las noches de los martes y jueves, para paliar las consecuencias de las personas sin techo y ofrecer una acción integral para reinsertarles en la sociedad

Cae la noche en León. El frío cada vez es más acuciante y en la calle poca gente se atreve a combatirlo.

Pero existen una serie de personas, cerca de 300, que en la capital no cuentan con un hogar donde cobijarse. Por ello, Cruz Roja trata de hacerles la estancia a la intemperie más sencilla.

más imágenes

  • Calor en las noches más difíciles

Los martes y jueves es el día elegido para esta acción. Personal de esta entidad acercan bebida caliente, en la que pueden elegir entre café, cacao en polvo o caldo; además de una bolsa con bollería, zumo o agua y les aportan una cosa que es aún más importante para ellos: conversación.

Guiomar Fernández es la técnico encargada de la salida nocturna. Va acompañada por tres voluntarios de un total de 48 con una furgoneta equipada con material no sólo alimentario. Mapas donde se reflejan los lugares en los que estas personas pueden refugiarse, mantas, abrigos o sacos de dormir son algunos de los enseres que aportan a estos transeúntes.

«Viven una situación complicada, a veces no es sencillo»

«En general son bastante receptivos a nuestra intervención», asegura la joven técnico, quien explica que «no suele existir oposición» a esta ayuda aunque comprenden que «son situaciones complicadas, ellos están en una situación difícil y a veces no es sencillo».

Pasadas las 20:00 horas, el personal de Cruz Roja sale a la calle para recorrer la ciudad de León hasta más allá de la media noche. La técnico y los voluntarios se van moviendo por la capital para atender a los más necesitados, aquellos que no se pueden resguardar de una temperatura que ronda los cero grados.

La primera parada de la jornada la realizan en Botines, donde muchos son los que se acercan a recibir esta generosa ayuda. Una de las receptoras explica su felicidad y el buen trato que recibe por los voluntarios. Se muestra agradecida y su sonrisa en la cara lo deja bien claro. Con un café en la mano, no duda en tener palabras de cariño hacia los colaboradores de la entidad, y manifiesta su voluntad de encontrar pronto trabajo para que su situación mejore.

Una acción integral y de integración

El objetivo final de la Unidad de Emergencia Social de Cruz Roja es ser nexo entre la calle y los servicios sociales, a los que los transeúntes pueden acceder para encontrar comida y un lugar en el que dormir. «La idea no es paliar las consecuencias de dormir en la calle, sino más el hecho de hacer una acción integral, de reinsertarlos en la sociedad», destaca Guiomar.

El perfil de estas personas sin hogar ha variado en los últimos años. Ahora son gente con un nivel formativo más alto, no es tan habitual que tengan problemas de adicción y la media de edad se establece en 50 años, más baja que antaño, con más mujeres que hombres y el número de españoles y extranjeros se ha igualado.

En definitiva, una ayuda para el auxilio de estas personas que, por circunstancias diversas, no tienen la oportunidad de disfrutar de un estado de bienestar y necesitan el apoyo de todos para lograrlo.