Leonoticias

«Soy gitana y (no) soy de fiar»

vídeo

Pedro Puente pega a Alicía García el tatuaje contra la discriminación. / Campillo

  • La Fundación Secretariado Gitano inicia una campaña en protesta contra la discriminación que sufre la comunidad gitana con más de 150 casos denunciados al año |En León, ya son nueve mujeres universitarias y más de 60 personas de este colectivo que han accedido al mercado laboral en lo que va de año

«Soy gitana y no soy de fiar». Es el tatuaje con el que la sociedad española marca a los gitanos, el tatuaje del prejuicio, el que más duele. Con motivo del día internacional de la tolerancia este miércoles Amanda, una joven de 20 años, se ha tatuado este lema en protesta contra la discriminación que sufre la comunidad gitana. Porque cada año son más de 150 los casos de discriminación que se denuncian en España

Una campaña que ha coincidido en el tiempo con la visita de la consejera de la Igualdad y Familia, Alicia García, a la sede de la Fundación de Secretariado Gitano en la capital leonesa donde ha realizado un llamamiento a favor de la tolerancia y al respeto a los derechos y libertades de todas las personas.

Durante su visita, García quiso remarcar el compromiso de la Junta de Castilla y León para alcanzar la plena integración social y laboral de las personas de etnia gitana a través de programas para su promoción integral que cuentan con una financiación de 350.000 euros, el doble que el destinado en 20014.

Un apoyo que ha permitido a 1.400 personas participar en estos programas y la inserción de 206 personas en el último año en Castilla y León, algo más de 620 en el conjunto de la provincia de León, donde la población gitana asciende a los 3.500.

«Soy gitana y (no) soy de fiar»

Un colectivo marcado por los estereotipos con serias dificultades a la hora de acceder a la vivienda y al marcado laboral pero que en los últimos diez años ha experimentado un importante cambio al avanzar en la asignatura pendiente de la integración en materia educativa.

Pedro Puente, presidente de la Fundación Secretariado, recordó cómo en los primeros años de actividad apenas tres gitanas tenían DNI mientras que hoy ya son nueve las mujeres de etnia gitana en León que cursan estudios en la Universidad de León. “Era algo impensable”, recordó Puente, que entiende que hay que seguir trabajando para elevar esa cifra.

Sin embargo, el camino por recorrer aún es largo. Un camino en el que toda la sociedad juega su papel, al igual que en el desenlace de Amanda y de su tatuaje que queda en manos de los apoyos que reciba. La joven podrá transformar el prejuicio en un mensaje positivo si más de 10 millones personas comparten en hashtag #ElTatuajeQueMásDuele. Un llamamiento a la concienciación y el apoyo a un colectivo que en pleno siglo XXI lugar por lograr la plena igualdad.