Leonoticias

vídeo

Mesa de autoridades durante la celebración de la patrona. / Noelia Brandón

Los abogados miran con esperanza a la recién estrenada estabilidad en el Ministerio de Justicia

  • Los letrados leoneses celebran su patrona, la Inmaculada Concepción de María, en una profesión comprometida que busca mejorar su imagen en la sociedad

Un día para celebrar no hay que dejarlo pasar, y más en una profesión que se da poco a la fiesta. El Colegio de Abogados de León celebró el viernes la festividad de su patrona, la Inmaculada Concepción de María, con una serie de actos en la capital.

Así, el Aula Magna San Isidoro del Albéitar acogió la jura de nuevos letrados, que recibieron la insignia de plata del Colegio de Abogados y estuvieron arropados por la intervención como Madrina Honorífica de la Presidenta del Consejo General de la Abogacía de España, Victoria Ortega.

En declaraciones a leonoticias, la presidenta se congratuló de la celebración y puso sobre la mesa la nueva situación en el Gobierno y por tanto en el Ministerio de Justicia. Preguntada por la relación con el nuevo titular, Victoria Ortega aseguró que «hay esperanza y buena sintonía, vamos a dialogar y consensuar los temas que tenemos pendientes, teniendo una administración de justicia mejor para la abogacía y los ciudadanos». A renglón seguido, apuntó a que «todos los planes que teníamos para presentar al nuevo gobierno es momento de presentarlos».

También se refirió a la nueva situación el decano de los abogados leoneses, José Luis Gorgojo, que afirmó que «es un ministro que ya conocemos, de talante dialogante y dispuesto a hablar, pero habrá que ver como evoluciona».

Para el decano, la fiesta era un día señalado en rojo en el calendario. «Es un momento en el que nos reunimos de forma desenfadada, una jornada muy agradable para pasarla con los compañeros».

Celebrar sí, pero sin olvidar la situación que viven tanto la abogacía leonesa como la española: «Estamos en una situación difícil pero creo que habrá que intentar remediarlo y salir hacia delante». En ocasiones, la de abogado es un oficio demasiado castigado por la sociedad, cuestión que no esquiva Gorgojo: «Es bueno poner en valor la profesión, porque hay algunas funciones que desempeñamos que aunque son conocidas, no son lo suficientemente valoradas». Se refirió especialmente a la función social de la asistencia jurídica y el turno de oficio, como en el tema de los refugiados, «donde hay un número importante de abogados que se han dado de alta para ayudar prestando un servicio que prestan casi de forma gratuita, con una retribución escasa que seguimos reclamando».

El día culminó en el Parador Hostal de San Marcos, con un vino español en el que recordar anécdotas y mirar al futuro.

Temas