Leonoticias

«Hay una apuesta clara por mejorar las carreteras y por reducir la brecha digital que separa a las zonas rurales»

vídeo

Juan Martínez Majo, en su despacho en la Diputación de León. / Peio García

  • El presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, analiza en leonoticias el presente y el futuro de la provincia | El nuevo presupuesto se mantendrá en los 133 millones y se cerrará de inmediato

Una Diputación por y para los ayuntamientos. Juan Martínez Majo (Velilla de la Reina, Cimanes del Tejar, 1963) se reafirma con vehemencia en su convencimiento de que pocas instituciones son tan útiles, necesarias y prácticas como la que él hoy preside.

Es la Diputación un garante en la más extensa expresión de la palabra y un punto de apoyo para otras administraciones menores que precisan de apoyo diario para servir con celeridad ante las necesidades de sus vecinos.

«Discutir el papel y la necesidad de las diputaciones no tiene sentido», matiza en la antesala de la entrevista. En la frontera de los 18 meses de gestión desde el Palacio de los Guzmanes Juan Martínez Majo analiza en leonoticias el recorrido realizado y las cuestiones más inminentes, desde los planes a municipios al nuevo presupuesto, desde el siempre complicado mapa de bomberos a la ordenación territorial.

«Son tiempos para hacer un primer balance. Pero esencialmente un balance dentro de la tranquilidad, la normalidad y marcado por el trabajo en silencio», asegura.

Recuerda el esfuerzo realizado en los Planes Provinciales y el impulso que el Plan Especial y el II Plan de Infraestructuras (25,2 millones) ofrecerán no sólo a los pequeños municipios sino a las empresas leonesas. «Actividad y empleo», también recalca.

«Estamos trabajando en el listado de carreteras y durante cuatro años vamos a mejorar nuestra red viaria. El futuro pasa por las carreteras y por reducir la brecha digital que separa a las zonas rurales de los grandes núcleos», también advierte el presidente de la institución provincial.

La mesa del presidente de la Diputación de León es un rascacielo de documentos, de carpetas y de proyectos. Hay una necesidad en quien también es alcalde de Valencia de Don Juan de dotar a la provincia de los elementos necesarios para crecer y ganarse un mejor futuro. De ahí la cascada de proyectos que, «siempre bajo el consenso de todas las fuerzas políticas» antes o después verán la luz.

En la cartera también están los 'Planes especiales en Medioambiente' para de acuerdo con la Junta eliminar los pequeños vertederos y estercoleros que hay en la provincia así como la creación de plantas de transferencia. Y a ellos se suman la apuesta por las Denominaciones de Origen, los sellos de calidad, el desarrollo de nuevas fuentes de riqueza para la provincia, la necesidad de pedir al Ejecutivo central inversiones en infraestructuras, los planes 'de actualización' municipal así como lograr una agilidad administrativa que no ralentice a la propia institución («Hay que simplificar aún más para que la administración sea más rápida, hay que ganar eficiencia», añade una y otra vez).

La Diputación de León mantiene que el aprovechamiento de los «recursos endógenos» serán determinantes para conseguir que los municipios se puedan desarrollar. De ahí ese apoyo decidido para «intentar que la propia autonomía local sea capaz de sacar adelante esos proyectos que generan actividad y riqueza. Estamos en el no a las obras faraónicas y sí a los proyectos realistas. Nuestra labor son dos. Colaborar con asesoramiento y con cooperación a los ayuntamientos, y colaborar con las personas a través de lo que gestionamos a través de los servicios sociales. Cerca del cuarenta por ciento del presupuesto se decida a eso y una parte similar a infraestructuras, todo ello recordando que tenemos más de 3.200 kilómetros».

De esas sensibilidad con los pequeños municipios, recuerda Juan Martínez Majo, parten iniciativas de apoyo como aportar a los municipios de hasta 250 habitantes una cantidad que llega a los 60.000 euros, «el cien por cien». «El problema», recuerda el presidente, «es que hay municipios que no pueden poner ni siquiera ese diez por ciento que se le podía pedir para ejecutar un plan de este tipo».

El actual presidente de la Diputación Provincial de León es heredero de una situación límite. La institución ha vivido convulsionada en los últimos ejercicios, desde el asesinato de Isabel Carrasco hasta la detención de Marcos Martínez.

Y frente a la convulsión, serenidad y una política clara y decidida de «puertas abiertas». «La casa siempre está abierta, para todo el mundo», sentencia. Cuestión a la que se suma un trabajo con «parámetros objetivos, evaluables y transparentes. Los repartos más importantes se han realizado con el consenso de todas las fuerzas. La provincia es de todos y es para todos».

Majo insiste, con realismo, en radiografiar la provincia cada segundo, cada día, de forma serena y permanente. Sólo así se advierten los problemas y se localizan las soluciones. Y en esa lista de problemas se encuentra la de un León salpicado por la crisis y que precisa de una reconversión urgente en sectores que han sido clave como la minería.

Recuerda que «la Junta ha arrancado 152 millones de euros» al Gobierno central para proceder a la realización de inversiones que permitan 'activar' las zonas deprimidas de la provincia. «Si se utiliza (la inversión planteada) correctamente en proyectos productivos se podrán conseguir avances importantes. Tenemos que evitar que no se nos vaya ningún proyecto generador de empleo», sentencia.

Uno de los ejemplos planteados por Juan Martínez Majo es el de la estación de Leitariegos. «Antes de que se hablara de nada de esto el diputado de Turismo y Estaciones de esquí fuimos a ver a la consejera y con Pilar del Olmo diseñamos una idea para la zona Bierzo y Laciana. Leitariegos es una estación con un potencial de desarrollo enorme. Y hoy ahí tenemos un Plan director para ejecutarlo en seis u ocho años que ojalá pudiera estar en tres con una inversión de tres millones y medio por parte de la Junta y otro tanto por nuestra parte. Ese proyecto será generador de actividad», ha remarcado.

León tiene mucho futuro. Es el mensaje que llega desde la Diputación de León. Y en ese aspecto el turismo resulta determinante. Al igual que Antonio Silván («Mi buen amigo Antonio Silván», matiza) el presidente de la institución provincial habla de «complementariedad». «En el tema del turismo vamos de la mano, hay una complementariedad. La primera vez que la gente viene a León es cierto que se puede quedar en la capital. Es así, la primera opción es la capital, una ciudad que tiene grandes encantos, pero es cierto que una vez que se está en León la provincia plantea una oferta única».

De ahí que existan planes de promoción en León y en Ponferrada, donde se aspira a instalar una «oficina conjunta de turismo. Queremos trabajar para que el turismo sea un bloque conjunto. Vamos a empujar para potenciar el turismo. Tenemos esas siete reservas de la biosfera y vamos a internar ponerlas en valor. Hay grandes recursos, la lista es enorme, tenemos ese Camino de Santiago con un gran potencial. Hay muchos tipos de turismo y tenemos respuesta para ellos».

El nuevo presupuesto de la Diputación Provincial de León estará perfilado en las próximas semanas. No se esperará a los grandes números del Estado, según ha avanzado el presidente de la Diputación de León, por lo que se apostará por una línea cotinuista.

«Tendremos un presupuesto que contará con las mismas cifras que el actual (133 millones de euros). Queremos que el presupuesto esté lo antes posible dentro de la regla de gasto y estabilidad presupuestaria», ha recordado el presidente. Un presupuesto que debería estar marcado por la «eficiencia y eficacia».

Por último Juan Martínez Majo advierte de la importancia de mirar al futuro. De hacerlo con optimismo y en la creencia de que compartir servicios en la línea de la reorganización territorial marcada por la Junta, pero respetando los puntos de vista de los diferentes consistorios. Advierte de la importancia de evitar los lamentos y apostar, con decisión, por un León que según remarca debe ganarse su propio futuro.