Leonoticias

'Más valen escuelas que hospitales'

vídeo

Ley de 1900 sobre las condiciones de trabajo de las mujeres y los niños. / Sandra Santos

  • Jose Antonio Ferrero Vilariño recorre parte de la historia de la legislación sobre la prevención de riesgos laborales y lamenta que en estos momentos la sociedad «es como los cangrejos, vamos para atrás»

«La prevención de riesgos laborales es cosa de educación». Con estas palabras explica Jose Antonio Ferrero Vilariño, Delegado de Prevención de Educación de la Junta de Castilla y León, la importancia de conocer la normativa vigente y apostar por la educación de los trabajadores para el buen uso de los equipos de protección.

'Más valen escuelas que hospitales', reza uno de los artículos de la Ley Dato, considerada la primera legislación sobre prevención y salud laboral, que data del 30 de enero de 1900 y, que se puede ver en la exposición de libros antiguos sobre salud laboral en la sede de UGT hasta el próximo viernes.

«Mucho debería aprender la sociedad actual sobre la prevención que las empresas hacían a los trabajadores hace más de 100 años», asegura Ferrero Vilariño, quien lamenta que en estos aspectos «somos como los cangrejos que van para atrás».

Un viaje por la historia

Una exposición en la que se puede apreciar la evolución de las leyes y normativas en relación a la seguridad laboral que dispone de más de un centenar de ejemplares dedicados a salud laboral y alrededor de unos 20 más relativos a la educación para la prevención.

Un viaje por la historia, en una exposición que tiene más de 100 documentos dedicados a la salud laboral y alrededor de unos 20 que tratan el tema de la educación en la prevención de riesgos en los puestos de trabajo. «Los más antiguos de los que dispongo son de la ley Dato de 1900», aunque el ejemplar de Jose Antonio es de 1911.

Una parada para el café

Normativas por las que hoy luchan muchos trabajadores, como la posesión de taquillas en su puesto de trabajo, eran algo cotidiano hace más de 100 años en las empresas españolas. Es uno de los aspectos en los que Jose Antonio Ferrero Vilariño ve un retroceso de la sociedad actual, y explica que «algo tan simple como una taquilla para la ropa, que antes estaba en todos los centros de trabajo hoy la estamos pidiendo».

Pero otras como la hora del café, estaba regulada por la ley Dato. «La pausa que hoy consideramos para el bocadillo ya aparece regulada en esta normativa», explica Ferrero Vilariño. Los obreros paraban a media mañana y a media tarde para tomar un vaso de leche pagado siempre por la empresa. Incluso en aquellos años la higiene laboral tenía un hueco en la normativa, ya que «antes de la parada para la leche, tenían que asearse».