Leonoticias

El sueño de Risueño, segunda parte

vídeo

Pedro Llamas junto a Agustín Risueño. / Noelia Brandón

  • La ciudad de León acoge este fin de semana el II Certamen Nacional de Cortadores de Jamones donde ocho participantes tratarán de usar todas sus artes sobre técnica, rapidez, presentación e imaginación en el corte a cuchillo

La plaza Mayor de León volverá a acoger el Concurso Nacional de Cortadores de Jamón ‘Ciudad de León’, este fin de semana a partir de las 17:45 horas, con ocho participantes llegados de diferentes partes de la geografía española.

La actividad cosechó un gran éxito la pasada edición y tuvo como ideólogo a Agustín Risueño, el mejor cortador de embutidos de León.

El concejal de Consumo, Pedro Llamas, ha destacado a este cortador leonés por ser un referente «a nivel nacional» no sólo en el corte del producto más tradicional de la gastronomía española, sino también en uno de los más populares de entre los productos locales, la cecina.

El concurso tratará de dar a conocer qué es un buen corte y la importancia de hacerlo a cuchillo, para evitar que la máquina queme la materia prima. Entre las técnicas que se valoran en esta competición estará la limpieza de la pieza y el cortador, la rectitud del jamón, el tamaño y grosor de la loncha, su presentación, la rapidez a la hora de cortar y la imaginación.

Risueño ve mucho futuro en este certamen debido al gran acogimiento de su primera edición. «Muchos compañeros me han llamado para decirme que quieren participar en el concurso, no sólo por la competición, también por lo bonita que es la ciudad de León».

Esta plaza «no es una cualquiera» para los cortadores, según asegura el maestro leonés, por ello llegarán profesionales desde Cádiz, Murcia, Albacete, Madrid o un invitado muy especial, enviado directamente por el propio Agustín Risueño, y que llegará desde Filipinas.

Los jamones, aportados por Embutidos Rodríguez, serán los elementos que los cortadores tienen que saber cómo atacar, cómo colocar, hacerlo con rapidez y aportar una pizca de imaginación que les diferencie. La intuición juega un papel decisivo en estos campeonatos, adelantarse a los movimientos del oponente y saber donde ‘atacarle’ para ganar la partida.

Parte de la recaudación de la venta al público de los platos de estas chacinas, que tendrán un coste de tres euros, irá a parar a la Unidad de Terapias Contra el Cáncer de Médula del Hospital Infantil de la Paz de Madrid.