Leonoticias

Jesús López 'Suso', el funcionario que veló por sus intereses personales

Jesús López, durante un pleno de la Diputación.
Jesús López, durante un pleno de la Diputación.
  • El juez Eloy Velasco entiende que el exinterventor de la Diputación es autor de un delito de fraude prevaricación continuada, malversación de caudales públicos continuada y negociaciones prohibidas a funcionarios públicos

Fraude, prevaricación continuada, malversación de caudales públicos continuada y negociaciones prohibidas a funcionarios públicos. Son los cuatro delitos por los que el juez Eloy Velasco mantiene la imputación del que fuera interventor en la Diputación, Jesús López Sánchez ‘Suso’, en el marco de la trama ‘Púnica’.

Una participación movida por el interés personal. Así lo recoge el auto que este miércoles ha emitido el magistrado de la Audiencia Nacional, que asegura que el interventor era el “primer interesado” en que saliese adelante el negocio que mantenía el expresidenta de la Diputación Marcos Martínez Barazón y el entorno de Alejandro de Pedro, al que aseguró “que no iba a poner ningún problema”.

Es más, el funcionario, encargado de los asuntos económicos de la estación de San Isidro, fue el encargado de comunicar a De pedro que de acuerdo a sus necesidades irían sacando los pertinente contratos con un fraccionamiento del importe para dar “íntimas garantías” de publicidad y concurrencias.

En este contexto, Jesús López participó en varias reuniones encaminadas que los contratos fueran adjudicados al entorno de Alejandro de Pedro, asesorando y explicando el procedimiento, a pesar de que su cometido era el de velar los intereses de la Diputación y de los principios de neutralidad que rigen la contratación pública, actuando por razones “de espurias y de beneficio personal”.

Es más, el juez Velasco recuerda que con su firma en los contratos daba cobertura a los pactos entre Isabel Carrasco y Marcos Martínez con Alejandro de Pedro en la contratación de banners publicitarios con dinero público para la promoción de ambos políticos. Por todo ello, entiende que sus actos son constitutivos de un delito de Fraude, prevaricación continuada, malversación de caudales públicos continuada y negociaciones prohibidas a funcionarios públicos, por participar activamente en el amañe de la contratación pública.

El hombre de confianza de Isabel

Precisamente fue San Isidro el vínculo de unión de Jesús López con Isabel Carrasco. ‘Suso’, como se le conoce en el seno de la institución provincial, sacó la plaza de viceinterventor de la Diputación de León tras su paso por el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo como interventor.

La afinidad entre ambos fue tal que la por entonces presidenta de la Diputación habilitó a Jesús como interventor en funciones de la institución provincial pese a que el cargo estaba ocupado por el funcionario Rafael Benítez, apartado de sus funciones en el ‘torreón’ del Palacio de los Guzmanes donde ejerce labores de recaudación.

A partir de ahí, según reconocen desde su entorno, se forjó una relación muy estrecha, tanto que Jesús se convirtió en el hombre de confianza “cien por cien” de Isabel Carrasco. Es más, era el único que trataba los temas económicos de la Diputación de León.

El también ex presidente de la gestora del club deportivo Ademar León, era un hombre “tranquilo, discreto, siempre en un segundo plano y a la espera de autorización para actuar”. Pero si algo le caracteriza es que Jesús era un hombre muy reservado. Incluso en las comisiones de la Diputación de León intentaba mantenerse al margen sin ofrecer información alguna.