Leonoticias

La siniestralidad laboral causa 22 muertos hasta septiembre, con especial incidencia en León, Salamanca y Valladolid

La siniestralidad laboral cierra septiembre con 22 muertos, con especial incidencia en León
  • UGT expresa su preocupación porque los accidentes mortales “están ganando terreno desde el 2015”

Los accidentes laborales se cobraron la vida de 22 personas entre enero y septiembre de este año en Castilla y León, lo que supone un fallecido más que en el mismo periodo de 2015. Los siniestros se concentraron en León, seis, dos más que en 2015; y Salamanca y Valladolid, con cinco en ambos casos, con dos fallecidos más que el año pasado en la provincia charra, y uno por encima en la vallisoletana.

La macabra cifra la completan los tres muertos en Burgos, los mismos que el año anterior; los dos en Ávila, uno por encima de la siniestralidad de 2015; y uno en Segovia, cuando un año antes no se había producido ninguno. En Palenciay Zamora, no se produjo ninguno cuando en 2015, perdieron la vida tres y dos trabajadores, respectivamente. Tampoco hubo que lamentar fallecidos en Soria, como el año anterior.

La siniestralidad laboral cierra septiembre con 22 muertos, con especial incidencia en León

Los datos de siniestralidad laboral que maneja la Junta reflejan que en los nueve primeros meses del año, se produjeron en Castilla y León un total de 17.436 accidentes laborales, lo que supone un aumento del ocho por ciento (1.291 más), que en el mismo periodo del año anterior. La mayor parte de estos partes fueron de carácter leve, 17.287, con un crecimiento del 8,08 por ciento; mientras que los graves, 127, mermaron un 2,3 por ciento (tres menos que en 2015).

Los siniestros se concentraron en el sector servicios, 9.415, donde se elevaron un 8,6 por ciento; seguido por la industria, con 4.856, sector en el que subieron un 7,8 por ciento. En cuanto a la construcción, registró 1.908 accidentes laborales con baja, un 5,3 por ciento más que en 2015; y la agricultura, 1.257, con un aumento del 7,9 por ciento.

Por lo que se refiere a los accidentes 'in itinere' (de camino al tajo), se contabilizaron entre enero y septiembre, 1.845, que representan un crecimiento del 1,5 por ciento respecto a 2015. Los accidentes mortales ascendieron a seis, dos más que el año anterior; los graves, a 25, con un avance del 13,8 por ciento (cuatro más); y los leves, a 1.814, un 1,6 por ciento más.

El informe facilitado a Ical, constata asimismo que en Castilla y León se declararon durante el periodo de estudio, un total de 326 enfermedades profesionales con baja, lo que representa 53 más que en el mismo periodo del año anterior. En términos relativos, las enfermedades declaradas representaron un crecimiento del 19,4 por ciento.

Alarma ante la mortalidad laboral

La Secretaría de Salud Laboral y Política Social de UGT en Castilla y León expresó su preocupación por los accidentes mortales, que “están ganando terreno desde el 2015”. “De continuar con esta tendencia, cerraremos en año con un alarmante incremento de la mortalidad laboral”, advirtieron, para recordar que “desde hace años, el Índice de Incidencia de los accidentes mortales en Castilla y León es superior al del resto de España”.

“Este es el panorama que tenemos y no es bueno”, destacaron desde UGT, y advirtieron de que “desde hace tiempo y bajo el pretexto de la crisis, son muchas las empresas que han dejado de lado sus políticas preventivas, reduciendo cuando no eliminando por completo, las inversiones en esta materia”. Asimismo, constataron que las enfermedades profesionales “siguen silenciadas, atrapadas en ese entramado de intereses (Inss/Mutua) conocido y consentido por el Ministerio de Empleo”.

UGT lamenta que la vía elegida para salir de la crisis es una “espiral de austeridad y devaluación interna” donde la precariedad “gana espacio a marchas agigantadas”; y las altas tasas de paro y el miedo a perder el empleo “convierten en papel mojado los derechos de trabajadores”. En este contexto, critica que el legislador “ha decretado la unilateralidad empresarial como forma de gestión de la prevención en las empresas españolas; y todo esto, ha supuesto un coste sobre la salud y seguridad de los trabajadores”.

Por último, exigieron más medios y recursos para una Inspección de Trabajo que consideran esencial para el control del cumplimento de las normas, y mayor dotación para las Unidades de Seguridad y Salud, “fundamentales” para el desarrollo de campañas de control y asistencia técnica.

Provincias

Por provincias, el número de accidentes laborales en los nueve primeros meses del año, se redujo sólo en León (2.784), un 2,7 por ciento; y se incrementó en Salamanca (2.182), un 16,2 por ciento; en Valladolid (3.824), un 12,8 por ciento; en Ávila (888), un 9,9 por ciento; en Palencia (1.256), un nueve por ciento; en Burgos (3.280), un 8,7 por ciento; en Segovia (1.346), un 8,4 por ciento; en Zamora (1.081), un cinco por ciento; y en Soria (795), un 3,3 por ciento.

En relación a los 'in itinere', bajaron en Burgos (242), un 28 por ciento; en Segovia (94), un 10,8 por ciento; en Zamora (66), un 9,6 por ciento; y en Ávila (81), un 7,9 por ciento. Aumentaron estos accidentes en Valladolid (547), un 23,2 por ciento; en Palencia (159), un 16,9 por ciento; en Soria (51), un 8,5 por ciento; en Salamanca (233), un 6,4 por ciento; y en León (372), un 0,5 por ciento.

En cuanto a las enfermedades profesionales declaradas, mermaron sólo en Zamora (nueve) y Valladolid (57), un 57,1 y un 10,9 por ciento, respectivamente. Por el contrario, se elevaron en Soria (46), un 119 por ciento; en Burgos (56), un 75 por ciento; en Ávila (ocho), un 33,3 por ciento; en Segovia (23), un 27,7 por ciento; en León (74), un 25,4 por ciento; y en Salamanca (35), un 2,9 por ciento. En Palencia (18), permanecieron estables.