Leonoticias

Los trabajadores del Banco Popular luchan por mantener el empleo de 50 compañeros en León

vídeo

Los trabajadores se concentraron a las puertas de la sucursal de Ordoño II. / Inés Santos

  • La provincia sufrirá el cierre de varias entidades, la reducción de la apertura de las sucursales en los pueblos y el traslado de la dirección regional que será fusionada con Asturias

Un total de 50 trabajadores de los que el Banco Popular tiene en la provincia se verán afectados por el ERE, las prejubilaciones y los traslados forzosos. Desde el 6 de octubre, cuando el banco comunicó la situación a los empleados, los trabajadores del Popular no han cesado en sus intentos para revocar esta decisión, que según critican afectará al 25% de la plantilla en León.

Una concentración de trabajadores y sindicatos en la tarde de este miércoles a las puertas de la oficina de Ordoño II ha intentado hacerse escuchar. Desde Comisiones Obreras consideran que es un ERE «salvaje». Agustín González, secretario general de la sección sindical del Banco Popular, ha explicado que «CCOO lo primero que hizo fue pedir que se retirase el ERE, porque afecta a la viabilidad del banco», pero la preocupación del sindicato son los despidos y las condiciones de los trabajadores.

A pesar de que los despidos han bajado a 2.590, de los 3.000 que planteó la entidad inicialmente, desde el sindicato siguen considerando que estas cifras son «salvajes». Agustín González insiste en que las razones económicas de las empresa no son suficientes cuando «el consejero delegado, recién contratado, está indicando que para el año que viene se van a repartir beneficios».

En la provincia de León cerrarán cuatro oficinas, dejando sin atención al público en Trobajo del Camino, Puente Castro y el barrio de la Chantría en León y la barriada de Flores del Sil en Ponferrada. Asimismo, la Dirección Regional actual de León será fusionada con la de Asturias. El secretario de la sección sindical del Banco Popular en León, Francisco Martín, insiste en que «se va a privar a la provincia de muchos servicios».

«En los pueblos se mantienen las oficinas pero con horarios muy reducidos, aún no lo sabemos», explica Francisco Martín quien a su vez critica el «oscurantismo» de la entidad.