Leonoticias

Gobierno y oposición en el Ayuntamiento de León constituyen un grupo de trabajo para dar un destino social al sobrante presupuestario y evitar amortizar deuda

vídeo

Pleno ordinario de octubre en el Ayuntamiento de León. / Campillo

  • La oposición pide que los descartes presupuestarios se destinen a nuevas partidas y »no para satisfacer a los bancos»

  • En primer lugar, abordarán el destino de los 355.000 euros destinados a crear nuevas plazas de policía y bomberos, «cuya cobertura es ya imposible antes de fin de año»

Gobierno (PP) y oposición (PSOE, Ciudadanos, León Despierta, León en Común y UPL) en el Ayuntamiento de León han acordado este martes la constitución de forma inmediata de un grupo de trabajo permanente para la elaboración conjunta de las posibles modificaciones al presupuesto que surjan en cada ejercicio económico.

El objetivo, aprovechar esos descartes presupuestarios en pro de la ciudad y sus vecinos y evitar que se constituyan como remantes y, en definitiva, se destinen para amortizar la deuda del Ayuntamiento de León.

Un acuerdo que no ha estado exento de polémica y que llegaba después de que el portavoz del equipo de gobierno, Fernando Salguero, solicitase la retirada de la moción presentada por la oposición en bloque en la que se solicitaba una modificación presupuestaria de 420.000 euros.

Concretamente, en la moción solicitaban la reducción en 355.000 euros la partida destinadas a la Policía Local y el Servicio de Bomberos para la dotación de nuevas plazas que, a día de hoy no se han incorporado y cuya cobertura, según remarcaron desde la oposición, es prácticamente imposible antes de finalice el presente ejercicio.

Caso similar al de la partida de 71.347 euros prevista para la creación de una plaza de recaudador municipal y a los que se sumarían “otras muchas partidas dotadas en el presupuestos y cuyos créditos no van a ser utilizados ni comprometidos en el ejercicio”.

Satisfacer a León y no al banco

Una montante superior a los 420.000 euros que la oposición solicita que se destinen a crear nuevas partidas o bien incrementar algunas ya existentes con el objetivo de “cubrir distintos proyectos y necesidades que tenga la ciudad”, evitando, remarcó Diez, que esas cuantías constituyan el remanente que, conforme al Plan de Ajuste, deberá ser utilizado para amortizar deuda.

“El Ayuntamiento ya ha convenido una forma de pagar deuda y consideramos que no debemos seguir pagando más deuda cuando ya existe un compromiso”, remarcó el portavoz del PSOE en nombre de toda la oposición, que remarcó la necesidad de iniciar gestionar el presupuesto y ese remanente de otra manera “que no sea solo para satisfacer a los bancos".

Salguero, Silván y López-Benito, en el pleno de este martes.

Salguero, Silván y López-Benito, en el pleno de este martes. / Campillo

Propuesta que recogió el equipo de gobierno que, si bien, se mostró interesados en proponer posibles destinos a esos descartes. Por ello, solicitó la retirada de la moción con el compromiso de constituir de forma inmediata todos los grupos en el Ayuntamiento de León esa mesa de trabajo “para tratar con rigor todas esas modificaciones”.

Guante que recogió de inmediato el PSOE que despertó el recelo del portavoz de León Despierta que entendió necesario un receso de cinco minutos para abordar la posible retirada de la moción, que finalmente salió adelante, quedando este enfrentamiento en un mero malentendido.