Leonoticias

Comienzan las primeras obras de marcación para acometer el soterramiento ferroviario en León capital

vídeo

Imagen de las primeras obras de marcación este martes.

  • Copasa inicia los trabajos previos a la integración con la marcación del terreno | Adif se compromete a no alterar los plazos para la integración

Las primeras obras de marcación para acometer la integración ferroviaria en León capital han dado inicio este martes. La puesta en marcha de esta obra, la más importante que se inicia en la ciudad en los últimos años, coincide con la presencia de maquinaria destinada a fijar el área de actuación.

La integración ferroviaria en León corre a cargo de la firma Copasa, quien mantiene abierto la necesidad de una modificación del proyecto para salvar el paso de canalizaciones en la zona no previstas.

Semanas atrás fue el gestor de infraestructuras (Adif), quien avanzó que los problemas detectados por la empresa adjudicataria no afectarán al desarrollo de los plazos, dos años a partir del mes de septiembre, por lo que las obras comenzarían «de inmediato».

De hecho el propio gestor asegura que la gran parte del proyecto «no está afectada» por lo que no habrá problemas «para seguir trabajando».

20,18 millones iniciales

Copasa logró la adjudicación de la obra con una rebaja del 50,5 por ciento en el proceso de adjudicación de este contrato, que contaba con un presupuesto base de 50,18 millones de euros.

El proyecto de la obra siguió en su día un ritmo ‘expres’ de tramitación ya que fue aprobado por el Consejo de Ministros a finales de noviembre. A primer de diciembre, Adif Alta Velocidad licitó las obras con la publicación del anuncio en el BOE. A finales de enero la sociedad cerró el plazo de presentación de ofertas, que no abrió hasta el mes de febrero.

La compañía, que preside Gonzalo Ferre, exigió una garantía provisional de 1,24 millones y una definitiva que ascenderá al cinco por ciento del importe de adjudicación de 20,52 millones (IVA excluido).

Intervención

El proyecto propone en una primera fase la ejecución de 1.636 metros de vía doble de ancho ibérico (convencional), el cubrimiento de unos 590 metros, desde la avenida de Palencia hasta la de Doctor Felming y la construcción de unos 1.150 metros de cajón ferroviario entre pantallas.

De esta forma, la estación de León se mantiene como nexo entre Madrid y Asturias, conservando su ubicación en el centro de la ciudad y las obras realizadas para la construcción de la nueva terminal. Esta intervención urbanística, la más ambiciosa de los últimos años en la capital, eliminará el ‘fondo de saco’ y mejorará la permeabilidad en San Andrés del Rabanedo.

Para ello, Fomento prevé convertir la terminal es una estación pasante en algunos andenes con la construcción de uno central de nueve metros de ancho y 410 de longitud útil de estacionamiento, que absorberá el tráfico hacia Asturias, evitando la pérdida de tiempo que supone la entrada en la estación tal y como está diseñada en este momento.

Además, el túnel dispondrá de instalaciones de seguridad, cinco salidas de emergencia y una acceso desde la estación. El edificio actual, con 1.273,6 metros cuadrados de superficie construida, se ampliará en 450 metros cuadrados, para dar servicio a este nuevo andén. También, se acondicionará un nuevo aparcamiento con capacidad para 76 plazas.