Leonoticias

IU apoya la huelga de la comunidad educativa contra las reválidas

  • Izquierda Unida se opone a este «sistema de pruebas memorísticas segregador, excluyente y competitivo», que expulsará a cientos de miles de jóvenes del sistema educativo sin cualificación

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Izquierda Unida muestra su apoyo a la primera huelga general de este curso convocada por la comunidad educativa para el 26 de octubre en contra de la aprobación del decreto de las reválidas por parte del Gobierno en funciones del Partido Popular en el mes de julio. «Izquierda Unida se opone a este sistema de pruebas memorísticas segregador, excluyente y competitivo, que expulsará a cientos de miles de jóvenes del sistema educativo sin cualificación, de forma prematura, condenándolos a unas condiciones de completa precariedad en el sistema laboral», han explicado desde la formación.

IU asegura que «los estudios muestran que, a pesar de los recursos invertidos en evaluaciones estandarizadas, no hay mejoría significativa en los resultados escolares. Más bien se observan efectos negativos», insisten. Por ello, Izquierda Unida ha mostrado su rechazo este martes a través de un comunicado en el que aseguran que «este tipo de exámenes memorísticos sólo tienen en cuenta lo que el alumnado hace en el momento de realizar los mismos, limitando la valoración del progreso del alumnado al rendimiento académico medido en el momento de la prueba». Critican que «estas pruebas no contemplan los avances del alumnado en su proceso y desprecian otros elementos cualitativos, así como las circunstancias personales del alumnado, que sólo pueden ser valoradas adecuadamente por el profesorado que las conoce y que ha estado presente y acompañado el proceso de aprendizaje».

Desde IU aseguran que la «consecuencia de estas políticas neoliberales de recorte de lo público, pactadas entre PP y PSOE y consagradas con la modificación del artículo 135 de la Constitución, es que la cuarta parte de los jóvenes de 15 a 29 años de nuestro Estado ni está estudiando ni puede trabajar. Lo cual tiene su origen en políticas educativas que, sin recursos y con reválidas excluyentes y segregadoras, potencian el fracaso y abandono escolar de la población joven que más lo necesitaría».

Modelo de evaluación integral

IU entiende que «la evaluación ha de ser integral (que analice todos los factores que intervienen) del sistema educativo y que no pierda el carácter formativo (orientada a la mejora). En la educación, y más aún en la obligatoria, la evaluación debe tener una función formativa, de ayuda al aprendizaje. Una carrera constante de obstáculos y superación de pruebas y reválidas al final de cada etapa es antipedagógica, sancionadora y excluyente. Es apostar por un modelo de enseñanza basado en la presión del examen, frente a otro centrado en las necesidades y motivaciones del alumnado».