Leonoticias

80 especialistas de Castilla y León y Asturias debaten en León sobre el futuro de la nefrología

  • En la Comunidad en la actualidad hay cerca de 2.700 pacientes en tratamiento sustitutivo renal al sufrir esta 'patología silenciosa'

La ciudad de León acoge este fin de semana la 53ª edición de la reunión anual de la Sociedad Castellano-Astur-Leonesa de Nefrología, organizada por el Servicio de Nefrología del Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE).

A la reunión acuden más de 80 nefrólogos de ambas comunidades que debatirán sobre la repercusión sobre expectativa de vida de los pacientes ante los nuevos tratamientos y sobre los factores de riesgo que conducen a daño renal y vascular.

Asimismo, otros de los temas a tratar en este encuentro es cómo ofrecer un mejor servicio centrado en el paciente, a través de una conferencia para mejorar las técnicas de comunicación y activación de los pacientes. Otra mesa de debate analizará como estructurar los recursos y la implicación de todas las partes interesadas en obtener los mejores resultados para el paciente nefrológico.

El congreso se inaugurará esta tarde a las 16.45 horas en el Hotel Real Colegiata de San Isidoro y el acto de apertura contará con la asistencia del director general de Asistencia Sanitaria del Sacyl, José Jolín, así como del gerente del Complejo Asistencial Universitario de León, Juan Luis Burón.

Patología silenciosa

Actualmente, casi el diez por ciento de la población española padece enfermedad renal crónica (ERC), cifra que se duplica en el caso de los mayores de 65 años. En la actualidad, en Castilla y León hay 2.697 pacientes en algún tratamiento sustitutivo renal (TSR). Más de la mitad son trasplantados, casi el 40 por ciento están en tratamiento de hemodiálisis y poco más del seis por ciento están en diálisis peritoneal domiciliaria.

La ERC es una patología que no produce síntomas y con frecuencia los pacientes desconocen que la padecen hasta que entran en fases avanzadas de la enfermedad. En la última fase de la ERC los pacientes tienen que optar por un TSR, que consista en sesiones semanales de diálisis, un trasplante o un tratamiento conservador. Esto afecta a la calidad de vida del paciente y supone un alto coste para el sistema sanitario.

Beneficios de la diálisis peritoneal

La diálisis peritoneal domiciliaria ofrece a los pacientes mejor calidad de vida, les otorga mayor autonomía, les permite ser independientes y mantener su vida laboral activa, al ser un tratamiento que se realiza en casa. Al mismo tiempo, la diálisis peritoneal proporciona excelentes resultados clínicos y muestra la mejor supervivencia como modalidad inicial de diálisis, según datos del Registro Español de Enfermos Renales y los registros autonómicos.