Leonoticias

El PSOE de León da libertad de voto a sus representantes en Madrid

vídeo

Celestino Rodríguez, en el centro, durante la ejecutiva provincial.

  • La ejecutiva provincial aprueba por unanimidad que cada uno de los tres representantes decida su voto pero respalda un 'no' a la celebración de unas nuevas elecciones

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en León dejará a sus representantes en el comité federal libertad de actuación a la hora de respaldar un posible 'no' a las terceras elecciones generales y por extensión una abstención en la investidura de Mariano Rajoy.

Es la decisión tomada por los socialistas leoneses tras la reunión mantenida por la ejecutiva provincial, en la que de nuevo ha tenido lugar un debate abierto sobre la posición del partido a nivel federal y las necesidades en este momento político.

Los representantes socialistas leoneses en el comité federal son el secretario general del PSOE leonés, Celestino Rodríguez, la alcaldesa y presidenta de la agrupación de San Andrés, Maria Eugenia Gancedo, y el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel.

Rechazo a Rajoy, pero...

En virtud de los acuerdos de este martes -en el que han participado una treintena de miembros de la ejecutiva- los socialistas dejarán que cada uno de sus representantes vote con libertad en el posicionamiento a nivel nacional, una libertad que presumiblemente se traducirá en un 'no' a las terceras elecciones en dos de los representantes y un 'sí' en el tercer caso.

En el seno de la ejecutiva provincial de este martes se ha respaldado de forma mayoritaria la necesidad de evitar una nueva cita electoral más allá de que existe un rechazo evidente a Mariano Rajoy. «Perdemos más que ganamos si hay terceras elecciones», han remarcado fuentes del partido.

Rearme interno

Para el PSOE leonés, de acuerdo a lo escuchado este martes durante el desarrollo de la ejecutiva provincial es prioritario un rearme interno a nivel político, algo que sólo es posible si se dispone del tiempo suficiente.

Una tercera cita electoral no supone, según se ha advertido, mejores resultados y tampoco es garantía de que se pudiera conseguir el 'no gobierno' de Mariano Rajoy. De ahí la apuesta por una oposición firme que permita ganar tiempo para el rearme interno.