Leonoticias

León pierde más de 2.000 residentes extranjeros en el último quinquenio y se queda con 22.836

Más de 2.000 extranjeros se van de León en el último lustro y la población foránea cae a 22.836
  • Rumanos, búlgaros y portugueses siguen apostando por la provincia como residencia, mientras que latinos y marroquíes buscan nuevos destinos para continuar con sus vidas

La crisis económica modificó profundamente la foto de la inmigración en Castilla y León y redujo a la mitad los foráneos latinoamericanos residentes durante el último quinquenio mientras que rumanos y búlgaros siguieron llegando a las localidades de la Comunidad. En cifras globales, Castilla y León contaba al término del primer semestre del este año con 172.041 extranjeros con certificado o tarjeta de residencia, 8.368 menos que en las mismas fechas de 2011; con 49.582 del régimen general, que mermaron en 17.903, frente a los 122.459 del comunitario, que se elevaron en 9.535. En términos porcentuales el colectivo se redujo un 4,6 por ciento; bajaron los del régimen general un 26,5 por ciento, y crecieron los del de libre circulación un 8,4 por ciento.

La reducción del número de extranjeros de fuera de la UE se explica porque el colectivo latinoamericano pasó entre junio de 2011 y junio de este año de 32.599 personas a 15.916, según los últimos datos publicados por la secretaría de Estado de Inmigración. El número de colombianos a 30 de junio de 2016, se situó en 3.550, con 4.870 efectivos menos que en 2011; y los ecuatorianos, en 2.953, con una rebaja en 3.285 personas.

Asimismo y siempre según los datos del Gobierno, la Comunidad contaba con 1.966 dominicanos, 2.526 por debajo de los que vivían en esta tierra hace cinco años; y 1.483 peruanos, un colectivo que mermó en 2.000 personas. Cabe destacar también los 1.532 bolivianos, un grupo que se redujo en el periodo de análisis en 1.852 personas, y los 1.187 brasileños, de los que se marcharon 608.

En el extremo opuesto se situaron los ciudadanos rumanos, el colectivo más amplio con diferencia de extranjeros que residen en la Comunidad, integrado a mediados de este año por 41.958 efectivos, 3.251 más que hace un lustro. Asimismo, los búlgaros cuentan con 32.823 personas en la Comunidad, 1.672 más que en 2011. Cabe destacar también dentro de los comunitarios a los portugueses, 18.376, que sumaron 733 personas más en cinco años. Castilla y León también contaba a junio de este año, con 3.558 italianos y 3.060 franceses, que sumaron 912 y 768 personas en estos ejercicios.

El análisis de las nacionalidades que apuestan por la Comunidad, refleja también que el colectivo marroquí es el tercero en importancia, con 21.056 miembros, aunque se redujo en los años de estudio en 1.245 personas. Mención aparte merece el colectivo chino, que sumaba este año 3.687 personas, 411 más que hace cinco años.

Sexo y edad

Castilla y León contaba a finales del segundo trimestre del año con 92.832 hombres extranjeros, 66.422 con libre circulación en la UE y 26.410 del régimen general. Las mujeres ascendían, en su caso a 79.209, con 56.037 de la UE, y 23.172 de fuera.

En el caso de los foráneos de libre circulación, tenían una edad media de 36,8 años, por encima de los 32,3 de los del régimen general. Los extranjeros de la UE tenían mayoritariamente entre 16 y 64, con 106.313 efectivos, frente a los 11.824 de entre 0 y 15, y los 4.322 de 65 y más años. En cuanto a los del régimen general, el mayor grupo se situaba en la horquilla de edad de entre 16 y 64 años, con 38.926; mientras que los menores de entre 0 y 15 años, sumaban 9.770, y los de 65 o más edad, sólo 886.

Cabe destacar también que de los 49.582 extranjeros que residían en la Comunidad dentro del régimen general, una inmensa mayoría, el 86,2 por ciento tenían ya la residencia de larga duración. El resto tenían permisos temporales de estancia, un 1,41 por ciento por residencia no lucrativa y un 5,62 por ciento por reagrupación familiar.

En cuanto a los que lograron permisos temporales por trabajo, los que suscribieron un empleo por cuenta ajena representaron el 4,53 por ciento; frente a los autónomos, con un 0,37 por ciento, y los que lograron otras autorizaciones (investigación, tarjeta azul, prestaciones transnacionales de servicios, inversores, emprendedores, formación y profesionales altamente cualificados), el 0,68 por ciento.

Por último, en cuanto a los que llegaron en circunstancias excepcionales, los de arraigo representaron el 0,99 por ciento del total de inmigrantes del régimen general; y los que se instalaron por razones humanitarias, el 0,2 por ciento.

Provincias

Por provincias, el número de foráneos 'legales' sólo se elevó entre junio de 2011 y junio de 2016, en en Zamora (10.840), un 3,7 por ciento; y en Palencia (7.994), un 1,7 por ciento. Por el contrario se contrajo en Soria (8.384), un 14,3 por ciento; en Ávila (13.552), un 11,2 por ciento; en León (22.836), un 8,3 por ciento en Burgos (33.478), un 5,8 por ciento; en Salamanca (17.169), un 3,1 por ciento; en Segovia (24.489), un tres por ciento; y en Valladolid (33.299), un uno por ciento.

En relación a los del régimen de libre circulación, el número de foráneos creció en todas las provincias, en Salamanca (11.442), un 17,2 por ciento; en Palencia (4.896), un 12,8 por ciento; en Valladolid (25.047), un 12,7 por ciento; en Soria (5.372), un 11,8 por ciento; en Zamora (8.974), un 10,2 por ciento; en ávila (7.455), un 6,3 por ciento; en León (15.492), un seis por ciento; y en Burgos (25.821), un 5,3 por ciento.

En cuanto a los del régimen general, se redujeron en todos los territorios, en Soria (3.012), un 39,4 por ciento; en Burgos (7.657), un 30,5 por ciento; en León (7.344), un 28,7 por ciento; en Salamanca (5.727), un 28 por ciento; en Valladolid (8.252), un 27,7 por ciento; en Ávila (6.097), un 26 por ciento; en Zamora (1.866), un 19,2 por ciento; en Segovia (6.529), un 15,7 por ciento; y en Palencia (3.098), un 12 por ciento.