Leonoticias

Una abuela a un árbitro en un partido de fútbol de cadetes en Puente Castro

Campo de fútbol de Puente Castro en una imagen de archivo.
Campo de fútbol de Puente Castro en una imagen de archivo. / leonoticias
  • Una señora se acercó al colegiado, de 18 años, tras el encuentro insultándole y dándole manotazos | «No pienso dejarlo», asegura el colegiado agredido

No era un partido especialmente agresivo, tan solo con la tensión habitual que hay en los encuentros que enfrentan al Puente Castro y a la Peña.

En esta ocasión se veían las caras el puente Castro B y la Peña B en la segunda jornada de la 1ª División Provincial Cadete. El árbitro del encuentro, Álvaro de la Iglesia, había expulsado al delegado y a un jugador del equipo local. Al concluir el choque, cuando el colegiado se dirigía a vestuarios una señora de unos 60 años que había estado viendo el partido empezó a dirigirse a él con insultos e intentó agredirle. Entre medias, el delegado intentó frenar a la mujer que llegó a golpear Álvaro en el brazo y en el pecho.

Un incidente de los que causan bochorno y de los que parece que el mundo del fútbol no puede librarse. «En cuanto pude entrar en el vestuario llamé a la policía para denunciar», relata el trencilla. «Pregunté para saber quien era la mujer pero en el Puente Castro me dijeron que no lo sabían», explica. «Al final ha resultado ser la abuela de uno de los jugadores de este club», narra.

Para Álvaro esta es su tercera temporada como árbitro, pero ya sufrió un episodio similar en otra ocasión. «Hace tiempo me pasó en un partido en el que estuve de linier. A la salida me estaba esperando un padre que me empezó a pegar mientras me insultaba», recuerda.

El jóven colegiado espera que la justicia sea eficaz contra estas agresiones ya que desde los estamentos deportivos poco se puede hacer. «La Federación como mucho puede exigir una valla para impedir el paso a la zona de vestuarios, pero poco más», lamenta.

Las malas experiencias no desaniman a quien ama el fútbol desde una de las posiciones más ingratas. «No pienso dejarlo. Al contrario, es una motivación para seguir porque si lo dejo, ellos ganan y no podemos dejar que esta gente se salga con la suya», sentencia Álvaro. Al final, el Puente Castro B - Peña B teminó con empate a uno.

Temas