Leonoticias

'I welcome' pide firmas en Botines para cambiar la política sobre refugiados en España

Mesa de información en Botines.
Mesa de información en Botines. / R.P.
  • Amnistía Internacional recoge firmas en la plaza de Botines para instar al Gobierno a cambiar su política de recepción de refugiados

Amnistía Internacional ha puesto en marcha la campaña 'I welcome' (yo acojo) que pretende recoger 10.000 firmas en toda España como mínimo para pedir al Gobierno que cambie su actitud con respecto a su política de recepción de refugiados y para que presione a la Unión Europea en su política de asilo.

En León, la plaza de Botines es el escenario elegido por esta organización para informar a los ciudadanos de que «hay otras posibilidades, no solo cerrar las fronteras», explica una voluntaria. Un puesto de información y de recogida de firmas invita a los leoneses a que se comprometan con la causa y abran los brazos y la mente a estas personas que están sufriendo. Por eso, una 'performance' en forma de casa de acogida da la bienvenida a todos aquellas personas que han tenido que huir de sus países.

Con esta campaña, se pretende pedir a los países europeos, «los países ricos, que no den la espalda a las personas refugiadas y acojan, porque siempre hay vías legales que se pueden aprovechar para que no acaben ahogadas en el mar, como está ocurriendo, o hacinadas en campos de refugiados donde no les llega casi ni la comida», explican desde AI. En concreto, son los países menos favorecidos los que están cargando con el 86% de los millones de refugiados que hay en el mundo.

Reparto desigual en el mundo

«En España por ejemplo se ha acogido a 800 personas cuando Líbano, que tiene 4 millones de habitantes, está acogiendo un millón de refugiados», destacan. «Kenia, no puede ya mantener los campos de refugiados de los países pobres de alrededor y está a punto de cerrar porque no recibe ayudas de la ONU para dar de comer a esta gente», añaden.

Datos muy preocupantes, que desarman los argumentos de que países como España no están preparados para recibir a estas personas. «Los países ricos están dando la espalda a los refugiados mientras los países pobres están cargando», insisten. Por eso apelan a las «posibilidades reales» que existen para solucionar esta crisis humanitaria y piden «un esfuerzo de todos los países del mundo de repartir según la renta o de cómo está el país económicamente».

Desde Amnistía Internacional remarcan que el ciudadano de a pié puede ayudar «presionando en campañas como esta», refieren, «tampoco estamos pidiendo que la gente se lleve a una persona a su casa, aunque seguro que hay gente que estaría dispuesta», alegan. «Nosotros intentamos pedir 10.000 firmas para el gobierno español para que cambie esa actitud y para que presione en Europa para que las cosa cambie».