Leonoticias

Sanidad potencia la atención a domicilio de pacientes crónicos para mejorar en cuidados

Sanidad potencia la atención a domicilio de los pacientes crónicos para mejorar en cuidados y rebajar las tasas de urgencias e ingresos

  • La Consejería refuerza el papel proactivo de los sanitarios con el punto de mira puesto en la enfermería

La Consejería de Sanidad trabaja en potenciar la atención a domicilio a los pacientes crónicos, con el fin de avanzar en cuidados y lograr rebajar sus tasas de urgencias, ingresos y tiempos de hospitalización. Para ello está limando ya algunos aspectos de organización y definición de procesos que pasan no sólo por dotar al sistema de una mayor coordinación entre niveles asistenciales, sino también por dar mayor protagonismo a los profesionales de enfermería, en general, y a los que trabajan en Primaria, en particular.

Este cambio en el modelo lo rigen las nuevas necesidades sanitarias de la población, muy ligadas al paciente crónico, que implican una visión global del paciente, atención multidisciplinar y una adecuada planificación de los cuidados en cada estadio de la enfermedad. Y en este nuevo escenario, una de las soluciones más adecuadas pasa por un mayor peso de la enfermería a través de la atención a domicilio y la gestión de casos, según avanzó a Ical el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

Este nuevo perfil profesional que quiere impulsarse -el enfermero gestor de casos- se caracteriza por el papel proactivo de los sanitarios para evitar por medio de un continuo seguimiento hospitalizaciones y urgencias innecesarias. Así, su responsabilidad reside en la gestión de pacientes complejos; en ser enlace entre Atención Primaria y Especializada, en mejorar la transición entre niveles de atención y en convertirse en educadores de cuidados. El objetivo último es mejorar la atención a estos pacientes, al tiempo que ser más eficientes con el sistema y eficaces en la toma de decisiones, algo para lo que se están reforzando también las unidades de continuidad asistencial en los hospitales y las de convalecencia asistencial, una vez que el paciente recibe el alta.

En estos momentos, en Castilla y León existen más de 130.000 pacientes crónicos pluripatológicos complejos, que representan al 5,5 por ciento de la población. Si bien, consumen el 17 por ciento de las consultas de Atención Primaria y algo más del 16 por ciento de las hospitalarias, al tiempo que representan el 42,4 por ciento de los ingresos. Es más, la prescripción media por recetas en este grupo es 12 veces superior a la media de usuarios sanos (84,6 frente a 7,4 recetas de media por ciente), y su coste medio es casi 18 veces más que en el caso de un individuo sano (12 euros, frente a 21). “Estas cifras nos tienen que servir para mejorar en aspectos como, por ejemplo, las tasas de hospitalización y para trabajar en iniciativas de mejora”, como la atención a domicilio y un mayor seguimiento de los pacientes, insistió el consejero.

Abordaje integral

La atención al paciente crónico es una de las claves del IV Plan de Salud de Castilla y León, la hoja de ruta que marca las políticas sanitarias con el horizonte puesto en 2020, que también prevé mejorar la atención a este colectivo mediante el diseño y validación de sistemas de monitorización y desarrollo de la telemedicina y la teleasistencia. Además, aborda la cronicidad desde el punto de vista de la continuidad de la atención, favoreciendo la participación de todos los actores necesarios, profesionales, pacientes y familiares, con el fin de ser más resolutivos, disminuir los riesgos inherentes a la actividad asistencial, mejorar su calidad y contribuir de forma eficiente a la mejora de los niveles de salud de la población atendida.