Leonoticias

El Hospital de León 'hacina' a sus pacientes por falta de camas pero no reabre la planta 10

El Hospital «hacina» a los pacientes por falta de camas pero se niega a abrir plantas
  • Actualmente hay cruce de camas en 16 habitaciones del Reina Sofía y presentan saturación todas las del Monte San Isidro a excepción de la unidad de paliativos | UGT asegura que los pacientes viven situaciones «tercermundistas» y pregunta al gerente a qué espera para reabrir las alas cerradas

Es la historia de nunca acabar. Pacientes hacinados en las habitaciones en un complejo con plantas cerradas. Es la historia del Hospital de León, donde el caos se ha instalado en un día a día marcado por las protestas de los pacientes y sus familiares.

El Complejo Asistencial de la capital vive actualmente una situación de saturación que ha obligado a cruzar las camas en todas las plantas, es decir, a amontar de tres en tres a los pacientes en aquellas habitaciones exclusivamente para dos. Y todo, mientras el centro mantiene la planta 10 cerrada desde el pasado mes de junio.

36 camas vacías mientras son 16 las habitaciones dobles –cuatro en la planta 8, dos en la 7 y 3 y una en las alas 6, 5, 4 y 2 -en las que hoy por hoy conviven tres pacientes sin prácticamente espacio ni para guardar sus enseres o recibir visitas.

Hacinamiento que ahora también se vive en el Hospital Monte San Isidro donde todas las plantas presentan un estado de saturación a excepción de la unidad de paliativos. Pese a ello, el complejo mantiene izquierda la plata segunda izquierda.

Una situación ante la que la Federación de Sanidad de UGT ha hecho saltar la voz de alarma exigiendo además la reapertura inmediata de las dos plantas al entender “incoherente” mantener un ala cerrada mientras se amontan a los pacientes.

Faustino Sánchez, responsable de Sanidad de UGT, recuerda que la negativa de la dirección está ocasionando un “perjuicio constante a los pacientes de ambos complejos. Estamos ante una situación tercermundista cuando hay camas suficientes para ofrecer un servicio de calidad”.

«¿A qué esperan?»

Porque lo que no se puede explicar, continúa Sánchez, es que aleguen la reducción de pacientes para cerrar las plantas cuando lo que buscan en realidad es un ahorro económico. Además pregunta a la dirección a qué espera la dirección para poner a disposición de los pacientes las camas en desuso.

“El gerente dice que se abrirán las plantas cuándo éstas se necesiten pero viendo que hoy jueves hay 16 camas cruzadas no sé a qué están esperando”, remarca Sánchez, que lamenta que esta situación de saturación se esté convirtiendo en un habitual “cuando es algo inadmisible”.

Por último, desde UGT recuerdan que este cierre de camas no es más que otra vía de intentar “maquillar” las listas de espera.