Leonoticias

«Sólo quiero que se haga justicia»

vídeo

Los padres de Roberto Larralde, este viernes en la Audiencia Provincial. / Inés Santos

  • Los padres de Roberto Larralde confían en la justicia para que los culpables de la muerte de su hijo paguen por ello | El letrado García Montes acusa a las defensas de justificar el crimen como un ajuste de cuentas y recuerda que siete acusados son culpables de un delito de asesinato

“Sólo quiero que se haga justicia”. Es el lamento de los padres de Roberto Larralde dos años después del brutal asesinato del boxeador leonés. Este viernes han acudido a la primera cita del ‘caso Larralde’ en la Audiencia Provincial de León. Lo han hecho confiados plenamente en la justicia, confiados en que pronto los culpables de la muerte de su hijo pagarán por ello.

Visiblemente afectados, los dos padres han asegurado a este diario, que creen en la justicia y, como tal, “confiamos en que se va a hacer justicia”. Así lo han repetido una y otra vez al término de la vista oral que este viernes se ha celebrado en la Audiencia Provincial de León.

Un acto al que han asistido acompañados por el mediático letrado Marcos García Montes que ha insistido en la necesidad de que empiece el juicio “de una vez por todas” para que los nueve miembros del jurado vean que un hombre murió sin piedad, víctima de un crimen pasional urdido por la mujer del boxeador.

El letrado recordó además que son los abuelos los que en la actualidad cuidan a los hijos de Roberto Larralde “que están magníficamente bien y que por supuesto no quieren ver a su madre”, a la que el letrado a acusado de un delito de alzamiento de bienes en colaboración con Julio López, el supuesto cerebro del plan.

«La víctima nunca será culpable»

“Lo que hace falta es que los nueve hombres vean que un hombre murió sin piedad. Estoy seguro que esos nueve hombres verán con absoluta honestidad e imparcialidad que esto fue un crimen impresentable y pasional de una señora que quiere matar a su marido cuando vivía con él”, señaló el letrado, que solicitó justicia para la familia de Roberto Larralde.

Precisamente, durante la vista oral García Montes además ha incidido en que la víctima nunca puede ser culpable, ante el “miserable” intento de justificar el crimen como un ajuste de cuentas, y ha recordado que fue la Miriam Caballero, la mujer de Roberto, la que planeó con su amante, Julio López, el brutal asesinato.

“Claramente estamos ante un delito de asesinato en el que los siete acusados están implicados directamente, intelectualmente, necesariamente y materialmente”, remarcó García Marcos, que solicitó que el juicio se celebrase a puerta abierta frente a la petición de las defensas. “Veremos si las víctimas no salen perjudicadas”.

Una vista oral tras la que, según aseguró el abogado, los padres de Larralde se han dirigido al cementerio para visitar la tumba de su hijo Roberto. “La familia lo que quiere es justicia. Es muy triste que te maten a un hijo de forma organizada, un grupo en el que se repartieron los roles y que incluso utilizaron un detective para simular el delito y preparar la coartada”.