Leonoticias

La explosión de la batería de un móvil provoca quemaduras en las manos a una leonesa

Estado en el que ha quedado la batería tras el reventón.
Estado en el que ha quedado la batería tras el reventón. / leonoticias
  • El suceso tuvo lugar a las 3:00 de la mañana cuando, alertada por sus perras, se percató de que la mesa de la cocina estaba en llamas tras la explosión de la batería del móvil que dejó cargando como cada noche

«Nunca más voy a tener móvil». Es la firme convicción de Maribel Peláez de Lucas, una leonesa que en la noche del lunes se depertó asustada por los golpes de sus perras en la puerta de la habitación. Eran las tres de la mañana. Todas estaban lloriqueando, pero una guió hasta la cocina a Maribel, que cuando llegó veía como la mesa estaba en llamas y algunas alcanzaban hasta un metro de altura. Maribel no sabía que podía haber originado ese escenario y rápidamente apagó el fuego como pudo.

Fue limpiando los desperfectos cuando se percató de que la parte trasera de su móvil, que siempre deja cargando en la cocina, estaba bajo la mesa mientras que la parte delantera seguía conectada al cargador. Esta leonesa que vive sola con sus tres perras, seguía sin entender qué estaba pasando, pero cuando ya casi estaba acabando de recoger lo que ella considera que podía haber acabado en desastre, allí estaba: la batería de su móvil totalmente reventada.

Es el relato de Maribel, que asegura que mientras su móvil estaba cargándose en la cocina como hace habitualmente todas las noches, su batería estalló y originó un fuego que de no haber sido por el aviso de las perras que la acompañan, podría haberse extendido a toda la casa. Nunca había tenido problemas con este modelo de la marca ‘UNUSUAL’ que adquirió hace dos años y que Maribel nunca notó que se recalentara o cualquier otro funcionamiento extraño.

Secuelas psicológicas

«No sabía que eso podía pasar, esa noche no pude dormir por si había quedado rastros encendidos y aún hoy huele a quemado en casa después de casi tres días», ha explicado Maribel a leonoticias. Físicamente sólo tiene unas pequeñas quemaduras en las manos de recoger los restos abrasados. Psicológicamente dice estar «obsesionada con los móviles» después del suceso. «Si veo un móvil cargando mando que lo quiten y que lo pongan en un sitio donde no pase nada si llega a estallar».

Tras dos días informándose sobre otros casos, Maribel se considera afortunada después de conocer los problemas similares que ha originado el último modelo de la marca ‘SAMSUNG’. «Considero que en mi caso ha sido un fallo puntual de mi teléfono concreto y no voy a emprender acciones legales porque no me merece la pena», ha afirmado Maribel, que tras el accidente se siente con suerte porque según sus propias palabras “podía haber muerto si no llego a percatarme del fuego”.

«No es un mito. Estas cosas pasan»

Según esta leonesa, algunas personas a las que se lo ha contado lo habían oído pero pensaban que era una leyenda urbana y otros pensaban que estas cosas solo pasaban en China. «Yo creo que aunque no es conveniente alarmar de forma innecesaria a la gente, sí se debería advertir que estas cosas pasan, aunque sea rarísimo».

Ahora, seguramente Maribel vivirá sin móvil el resto de su vida en plena era digital y en un mundo donde los móviles se han convertido casi en una prolongación de la mano. Ella nunca estuvo convencida de comprarlo y se decidió a tener uno al quedarse sin teléfono fijo. «Lo usaba muy poco. Para una vez que me pasa algo por la noche, no puedo avisar». Peligrosa paradoja.