Leonoticias

El gasto medio anual de las familias leonesas en carburantes se situa en 1.200 euros

Un conductor reposta en un surtidor de gasolina.
Un conductor reposta en un surtidor de gasolina.
  • Burgos, con 1.297 euros se sitúa en cabeza en la clasificación en la Comunidad, mientras que en Zamora ocupa la última posición con 1.079

El gasto medio de las familias de Castilla y León en carburantes y lubricantes se situó el pasado año en los 1.215,5 euros, 30 por encima de la media nacional, según se desprende de un informe de la empresa AIS Group, que revela que los municipios vallisoletanos de Laguna de Duero y Arroyo de la Encomienda están a la cabeza de gasto de combustible por habitante de España con 1.980 euros y 1.969 euros, respectivamente, lo que les sitúa la quinta y la sexta localidad española con mayor gasto.

Las familias de las islas Baleares son las que mayor cantidad media destinan al combustible de sus vehículos, unos 1.485 euros anuales, 300 por encima de la media. Después aparece La Coruña, con 1.450 euros, Toledo (1.425 euros) y Murcia (1.390 euros). Por el contrario, aragoneses y vascos son los que menos gastan de media en este tipo de productos. Teruel, Zaragoza, Huesca y Álava presentan volúmenes inferiores a los mil euros anuales.

Burgos, que en el ranking nacional ocupa la séptima posición con 1.297 euros, se sitúa a la cabeza de Castilla y León, por delante de Valladolid (1.275 euros), Ávila (1.270 euros), Soria (1.218 euros), Salamanca (1.212 euros) y Segovia (1.211 euros). En el lado opuesto se sitúa Zamora, con 1.076 euros, por detrás de Palencia (1.181 euros) y León (1.200 euros).

La tendencia general en prácticamente todas las provincias, como consecuencia del descenso de los precios, ha sido a reducir el gasto familiar en carburantes y lubricantes. La media española respecto a 2014 se ha rebajó un 9 por ciento, unos 110 euros. Aunque en comparación con 2012 el descenso ha sido mucho más acusado. De los 1.410 euros de media que las familias españolas destinaban a llenar el depósito ese año, se ha pasado a los 1.185 euros de 2015, lo que supone una caída de un 16 por ciento.

Analizando las variaciones provincia por provincia, las familias que más han reducido su inversión en carburantes entre 2014 y 2015 han sido las de Huesca, que en último año destinaron un presupuesto cerca de un 20 por ciento inferior. La única provincia cuyas familias han aumentado su gasto en esta partida en el último ejercicio fue Burgos (6 por ciento), que en euros corresponde aproximadamente a unos 70 euros al año.