Leonoticias

En la imagen, algunos de los pasajeros afectados por el incidente del Alvia entre Santander y Madrid.
En la imagen, algunos de los pasajeros afectados por el incidente del Alvia entre Santander y Madrid. / Diario Montañés

Los sindicatos señalan que el maquinista leonés que abandonó el tren no podía superar la Jornada de Conducción Continuada

  • Según el Convenio Colectivo de Renfe, los pilotos no pueden superar las cinco horas y media de conducción | La representación de los trabajadores apunta a que, de ser superadas, «cualquier riesgo sería culpa del conductor»

Los últimos sucesos ocurridos en el tráfico ferroviario obligan a caminar con pies de plomo a maquinistas y trabajadores. Así se desprende de lo manifestado por los sindicatos representados en Renfe, al hilo del abandono de un maquinista leonés al concluir su jornada laboral en la noche del martes.

De esta forma, uno de los trenes Alvia que conectan Santander y Madrid, con 110 personas abordo que permanecieron paradas en Osorno (Palencia) alrededor de dos horas.

Confirmando el origen leonés del conductor, desde los sindicatos se hace otra lectura que va más allá del mero abandono del tren. Juan Loreto, de Comisiones Obreras, asegura en conversación con leonoticias que «debido a incidencias en el viaje, el maquinista había superado las horas que marca la Jornada de Conducción Continuada antes de llegar a Palencia». Este punto, incluído en el convenio colectivo de Renfe, señala que este periodo no puede superar las cinco horas y media. «Este hecho tenía que estar previsto por la empresa, hay un centro que gestiona las horas de conducción de los diferentes trenes y desde ahí debían haberse organizado para sustituirlo».

No es menor el detalle de haber sobrepasado las horas, ya que «en caso de que hubiera ocurrido cualquier percance, la culpa sería del conductor».

La compañía se puso a buscar autobuses para poder trasladar a los viajeros a sus destinos, pero, según ha explicado a Efe, hasta alrededor de las 23:00 horas no se localizaron dos vehículos. En ellos se trasladó a viajeros que iban a Palencia, Valladolid y Madrid.

Renfe ha manifestado sus disculpas a los pasajeros por este incidente.