Leonoticias

El consejero de Educación, Fernando Rey, presenta el curso escolar 2016-2017.
El consejero de Educación, Fernando Rey, presenta el curso escolar 2016-2017. / Chacón

Rey recalca que la reválida de Bachillerato no es obligatoria para titularse este año y sólo será necesaria para acceder a la universidad

  • El consejero de Educación sostiene que trabaja con las universidades para que la nueva prueba sea «lo más semejante posible» a su predecesora

El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey, recordó hoy en la presentación del nuevo curso académico que los alumnos que realicen este año segundo de Bachillerato tendrán que realizar un examen al terminar este curso, conocido popularmente como reválida, que «no será obligatorio para titularse como bachilleres». «La prueba que se establece sólo será necesaria en caso de que pretendan acceder a la universidad», completó.

En ese sentido, recordó que hasta la implantación de la Lomce, los que concluían el segundo curso de Bachiller con éxito recibían ese título, y si querían encadenar esos estudios con los universitarios se veían obligados a afrontar las Pruebas de Acceso Universitario y la Selectividad. «La Lomce establece una prueba obligatoria para titular el bachiller, y que las universidades pueden establecer pruebas adicionales en sus procesos de admisión, pero el decreto publicado el pasado mes de julio aclara que para quienes cursen segundo de Bachiller este año no es obligatorio superar el examen para titular», explicó.

Rey señaló que desde la Consejería de Educación están trabajando con las cuatro universidades públicas de la Comunidad «para conseguir que la prueba de acceso a la universidad, que sustituye a la PAU, sea lo más semejante posible a la última prueba de PAU que se ha celebrado el pasado mes de septiembre, y que no haya cambios sustanciales».

Según detalló, sí habrá «un cambio inevitable», y es que los alumnos que empiezan segundo de bachillerato este curso tendrán que asumir el currículum nuevo que ha planteado la ley, con lo cual «tendrán que examinarse de algunas asignaturas nuevas y tendrán algún examen más». De ese modo, «está previsto que la prueba de acceso a la universidad duré un día más y sea por tanto un poco más exigente».

En ese sentido, recordó que el Gobierno central tiene de plazo hasta el próximo 30 de noviembre para dictar la concreción de la prueba de acceso a la universidad. «No es de recibo que a estas alturas aún no sepamos cómo debe ser esa prueba», sentenció asegurando que esta realidad es «un hecho colateral» de que hasta el momento no se haya conformado un Gobierno estable en la nación.

Reválida de 4º de la ESO

Por otra parte, en cuanto a la reválida de cuarto de la ESO, recalcó que «en un sistema universal de enseñanza el gran desafío debe ser cómo no dejar a ningún alumno atrás en la educación obligatoria». Rey aseguró que en caso de que se mantenga esa reválida no será una prueba obligatoria para los alumnos que este curso comienzan a cursar cuarto de la ESO. «Pueden estar tranquilos», concluyó.

«De hacerse esta prueba, algo que seguirá adelante si no se deroga la ley, este curso sus resultados no tendrán valor para titular, así que la polémica que ha levantado tiene que perder intensidad», resumió.

Asimismo, anunció que, ya sin carácter de reválida, en este último curso de implantación de la Lomce se realizarán «exámenes externos» en tercero y sexto de primaria «del mismo estilo que los organizados el pasado curso», que permitirán «medir el nivel de la educación e introducir medidas de mejora».