Leonoticias

Rey defiende y valora el leonés pero afirma que no hay demanda para su estudio en los centros

El consejero de Educación, Fernando Rey, durante el Pleno de las Cortes de Castilla y León.
El consejero de Educación, Fernando Rey, durante el Pleno de las Cortes de Castilla y León. / Leticia Pérez
  • El procurador de UPL lamenta el «menosprecio» al idioma y pide que se cumpla con el reconocimiento recogido en el Estatuto

El consejero de Educación, Fernando Rey, afirmó en el pleno de este martes que defiende y valora el leonés, pero afirmó que no existe una demanda en los centros para su estudio ni profesores que puedan enseñarlo, mientras que el gallego se reclama en Sanabria y El Bierzo, de ahí que cuente con una partida en los presupuestos de la Junta.

El procurador de UPL, Mariano Santos Reyero, preguntó en el pleno de las Cortes «si cree la Junta que es justo dedicar más de 500.000 euros en dos años al gallego y cero euros a proteger el leonés». «No entiendo la pregunta, las lenguas no son un equipo de fútbol, ni objeto de confrontación», aseveró Rey, que se mostró «emocionalmente ligado», por su origen leonés, con esta lengua.

«Si fuera un equipo de fútbol, el gallego iría ganando por goleada», replicó Santos Reyero, que entonó una andanada de reproches a la Junta porque después de más de 30 años de una «autonomía artificial» no ha hecho nada por la protección de una seña de identidad de una de las dos regiones de la Comunidad.

Santos Reyero, que denunció «injusticia y discriminación con la Región Leonesa», apeló a la «obligación de acabar con el menosprecio de una lengua olvidada» y reflexionó con que «sólo con acabar con una seña de identidad, se produce tamaño disparate». Por ello, insistió en «sentarse» y normalizar lo que dice el Estatuto de Autonomía.

«No tiene sentido contraponer el leonés y el gallego», argumentó Rey, que explicó que jurídicamente el gallego es una lengua y el leonés no. Además, añadió que en zonas de Sanabria o El Bierzo se habla en gallego y señaló que el leonés no se demanda en los centros, ni hay capacidad para impartirlo.