Las tiendas de «marihuana legal» llegan a Italia

Una mujer se prepara para consumir marihuana en México. /Sáshenka Gutiérrez (Efe)
Una mujer se prepara para consumir marihuana en México. / Sáshenka Gutiérrez (Efe)

Los productos no están expuestos en los escaparates y se piden a media voz en el mostrador

JAIME CASTRO GARCÍA (EFE)Roma (Italia)

El consumo de la llamada "marihuana legal" se difunde por Italia a través de EasyJoint, una marca especializada en su comercialización que también lanza un mensaje político: contribuir al debate sobre su legalización en el país.

El fundador de EasyJoint, Luca Marola, explicó que decidió comercializar este tipo de cannabis de baja concentración de tetrahidrocannabinol (THC, la sustancia que da el efecto psicoactivo) para "reabrir el debate con las instituciones políticas para reglamentar la planta".

El secreto que permite unir el concepto de "legal" al de "marihuana" es la baja concentración de THC en las variedades que comercializa, un 0,48 % como máximo, y que están en consonancia con las cifras que consiente la ley (0,6 %). Este porcentaje provoca solamente un efecto sedante, mientras que el cannabinol (CBN) y el cannabidiol (CBD) de la planta tienen cualidades sedantes y antiinflamatorias respectivamente que son muy apreciadas por personas que sufren dolores crónicos.

El proyecto se presentó el pasado mayo en la feria internacional del cannabis de Bolonia y desde entonces ha tenido un éxito inmediato, llegando a recibir una petición de compra cada 30 segundos y consiguiendo que se venda en más de 130 "growshops" (tiendas especializadas en el cultivo de cannabis) de Italia. En una de los siete de la provincia de Roma el propietario Andrea Glonfoni atendió a Efe y explicó que antes de esta marca había "algún producto similar (...) aunque solo para hacer tisanas", pero que lo especial de EasyJoint es que se basa en un cultivo "particular" que provoca que el sabor sea "más intenso".

Pese a su etiqueta de legalidad, los productos EasyJoint no están expuestos en los escaparates y se piden a media voz en el mostrador, donde a cambio de apenas 20 euros se pueden adquirir 8 gramos de la variedad "Blend Tripla Effe", la que tiene mayor porcentaje de THC. También a partir de las llamadas que recibe la tienda se entiende que la marihuana es uno de los productos más solicitados, pero en los escaparates se pueden ver utensilios para fumadores, aceites, cosméticos, lociones hidratantes para niños o fertilizantes fabricados a partir de cannabis.

En el establecimiento de Glonfoni desfilan desde chicas que superan por poco la mayoría de edad hasta personas de 60 años que han dejado de fumar cannabis, pero que quieren recordar su sabor y aroma, pasando incluso por empleados públicos delatados por su uniforme que se asoman al mostrador. "Han llegado a venir padres", recordó el propietario, "que están un poco más atentos a sus hijos y que dicen que prefieren darles esto y así evitar que se dirijan hacia el mercado ilegal".

También lo visitan personas que sufren de dolores óseos o estomacales crónicos y que lo usan como analgésico, una tercera parte de los clientes y a los que Glonfoni recomienda dejarse "aconsejar por su médico, al que le puede presentar este producto para preguntarle si puede ser útil o cómo debe consumirse". Porque aunque habitualmente la marihuana se fuma, Glonfoni enumera la tisana, el aceite para poner bajo la lengua (35 euros por 10 ml), el que se añade en los cigarros electrónicos, la forma cristalizada o incluso la inserción de semillas como aliño para una ensalada como otros modos de consumirla.

La legalización de la marihuana cuenta con un importante componente político en Italia, cuyo Parlamento inició en julio de 2016 un debate para un proyecto de ley que legalizara el cultivo y la posesión de cannabis para uso personal que ha quedado, sin embargo, bloqueado desde entonces.

La última ley relacionada con el tema es del pasado enero, cuando se estableció que las variedades con menos del 0,6 % de THC no se reconocieran como estupefacientes y que prevé que el Ministerio de Agricultura ayude a "favorecer las condiciones de producción del cannabis" con cuotas anuales que no sobrepasen los 700.000 euros. Marola tampoco esconde la intención política de EasyJoint, que cree que está "contribuyendo al debate sobre la legalización (...) con una educación sobre el cannabis, que es solamente una planta, y que así se desmitifica el tema y se hace claro".

Al menos en el establecimiento de Glonfoni, donde a mitad de la mañana no para de entrar gente, parece que esta intención se está consiguiendo, pues uno de los clientes despacha una llamada a su móvil con un relajado "aquí estoy, comprando marihuana".

Contenido Patrocinado

Fotos