Cinco países en alerta sanitaria por huevos contaminados

Huevos en venta en Bélgica.
Huevos en venta en Bélgica. / Kristof van Accom (Afp)

Decenas de millones están siendo retirados por la presencia de fipronil, un insecticida muy común

COLPISA / AFP

Decenas de millones de huevos están siendo retirados del mercado desde hace una semana en varios países europeos. La crisis sanitaria, detectada en un primer momento en Alemania y Bélgica, se extendió a Francia y a Reino Unido. En Países Bajos, de donde provienen los huevos, las autoridades comenzaron a analizar carne de pollo para determinar si también está contaminada con fipronil, un insecticida muy corriente en los productos veterinarios contra las pulgas, los ácaros y las garrapatas, pero que está prohibido en el tratamiento de animales destinados a la cadena alimentaria, como las gallinas. «Analizamos actualmente carne de pollo en los criaderos en donde se detectaron huevos contaminados», indicó el martes a AFP Tjitte Mastenbroek, portavoz del organismo neerlandés a cargo de la seguridad alimentaria (NVWA).

Alemania, muy afectada por el escándalo sanitario, pidió el viernes a las autoridades belgas y neerlandesas que esclarezcan «rápidamente» la adulteración «criminal» de los huevos. «Cuando vemos una energía criminal casi organizada en red, es inaceptable», comentó el martes el ministro de Agricultura, Christian Schmidt en la prensa alemana el martes, criticando nuevamente la lentitud de las autoridades de los países vecinos para comunicar sobre el caso.

La investigación penal iniciada por NVWA bajo la autoridad de la Fiscalía holandesa, y en colaboración con la justicia belga, sobre el papel de las empresas y proveedores en la introduccióndel fipronil en los criaderos holandeses está en curso, indicó Mastenbroek. En Francia «trece lotes de huevos contaminados provenientes de Holanda» fueron distribuidos entre empresas de transformación alimentaria ubicadas en el oeste del país, precisó el lunes el ministerio de Agricultura francés.

«La detección de los huevos contaminados era la prioridad. Tenemos ahora el tiempo y el lugar» para analizar «la carne», continuó el portavoz de NVWA, subrayando que se trataba de una «medida de precaución». La probabilidad de que la molécula, negativa para el consumo humano, sea detectada en la carne de pollo es pequeña, organización agrícola holandesa LTO. «Los pollos no tienen ningún problema con el piojo rojo contrariamente a las gallinas ponedoras encerradas en un gallinero durante dos años, lo que permite al parásito desarrollarse», explicó Eric Hubers, representante de los avicultores dentro de la LTO, citado en la prensa holandesa.

Los análisis se concentran en pollos de criaderos en donde también se producen huevos, lo que corresponde a «unas decenas» de granjas en el país, según NVWA y LTO. «La mayoría de las granjas optan por una sola producción», indicó Hubers. Si los análisis dan negativo, los criadores que tienen bloqueada la distribución de huevos, podrán volver a distribuir carne», precisó Mastenbroek. En caso de que se detecte fipronil, los criadores deberán sacrificar millones de animales contaminados. Unas 180 granjas en Holanda están afectadas por esta contaminación. En Austria, Polonia, Portugal, Bulgaria y Rumania las autoridades indicaron que procedían a analizar los huevos importados. En Suiza, los grandes distribuidores retiraron de la venta, de manera preventiva, los huevos importados provenientes de los países afectados.

Fotos