Tibio apoyo de la UE al ataque en Siria

Tibio apoyo de la UE al ataque en Siria

Los ministros de Exteriores, para lograr la unanimidad de los 28, abogan por un texto muy medido en el que piden una solución política

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas

La secuencia es la siguiente. La UE, como siempre, quería lanzar un mensaje de unidad en un tema de primer orden como es la crisis siria. Algo así como 'somos 28, muy diferentes, pero actuamos con una sola voz'. Para ello, para lograr la anhelada unanimidad, había que diseñar unas conclusiones lo suficientemente moldeables (decir sin decir, acusar sin señalar, sugerir sin exigir...) para ser avaladas por todos los Estados miembros. Sin el plácet de todos, no habría texto que 'vender' y la imagen sería terrible. Así que el ejército de escribanos del departamento de Acción Exterior de la UE se puso manos a la obra y ayer, a último hora de la mañana, los ministros de Exteriores firmaron la postura oficial del club sobre lo ocurrido en Siria tras el ataque liderado por Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

El mensaje central recogido en los 15 puntos de las 11 páginas de las conclusiones sobre Siria se estructura en varios submensajes: tibio apoyo a la ofensiva militar; si se respalda es porque se entiende que el objetivo es evitar nuevos ataques químicos del régimen sirio; el dialógo debe primar bajo el liderazgo de la ONU; y la única solución a los ocho años de conflicto sólo llegará de la mano de la diplomacia y la negociación política, nunca de las armas.

En paralelo, los cancilleres han aprobado otro documento de 19 páginas con conclusiones sobre el uso de armas químicas, y aquí, no hubo lugar ni para la ambigüedad ni para la indulgencia. «El uso de armas químicas es inaceptable, constituye una violación del Derecho Internacional y puede equivaler a un crimen de guerra o un crimen contra la humanidad. No puede haber impunidad y los responsables de semejantes actos deben rendir cuentas», advierten. Porque una cosa es que pueda haber dudas de la autoría del ataque con agentes químicos y otra muy diferente es la fría valoración de unos hechos crueles.

La tibia reacción de la UE respecto a los ataques se recoge en un párrafo medido al milímetro para contentar, por un lado, a los tres países atacantes (dos de la UE) y, por el otro, a los Estados miembros que no están nada cómodos avalando una ofensiva que no cuenta con el plácet de Naciones Unidas, como pueden ser Grecia, Irlanda o Chipre.

Aquí el mensaje: «En este contexto, el Consejo entiende que los ataques aéreos selectos de EE UU, Francia y Reino Unido contra instalaciones de armas químicas en Siria fueron medidas específicas que se tomaron con el único objetivo de evitar el uso posterior de armas químicas y sustancias químicas como armas por el régimen sirio para matar su propia gente. El Consejo apoya todos los esfuerzos dirigidos a la prevención del uso de armas químicas». No hay un apoyo claro y cerrado, pero a través de circunlquios, sugiere que se apoya la ofensiva.

España, como ya aseguró el presidente Mariano Rajoy el pasado sábado, condena la actuación de Damasco y avala la actuación de sus aliados. Hoy, el ministros Alfonso Dastis havuelto a recordarlo. «La vía para una paz definitiva en Siria es la diplomática y es la solución política y en eso es en lo que nos vamos a concentrar. Lo que es claro es que no podemos dejar sin reacción un acto como el de la utilización de las armas químicas que constituye en sí un crimen contra la humanidad».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos