Las aerolíneas descartan el caos turístico tras el 'Brexit'

Pantalla de vuelos en el aeropuerto de Londres./Afp
Pantalla de vuelos en el aeropuerto de Londres. / Afp

En los últimos días se han publicado varios artículos en los que se alerta a la población de la posibilidad de que los vuelos con origen o destino en Reino Unido sean suspendidos si no hay acuerdo en la UE

IÑIGO GURRUCHAGALondres

El Comité de Transporte de la Cámara de los Comunes vivió ayer una escena un tanto cómica, cuando los diputados que lo componen se sucedieron en preguntar a los jefes de líneas aéreas y aeropuertos británicos por los riesgos y tiempos necesarios de transición que el 'Brexit' plantea a sus pasajeros y a su negocio sin obtener otra respuesta que un rotundo escepticismo: no hay ningún riesgo.

El comité celebraba la primera sesión de su investigación sobre el transporte aéreo y el 'Brexit', tras la publicación reciente de varios artículos en los que se alertaba a la población de la posibilidad de que los vuelos que tienen origen o destino en Reino Unido sean suspendidos si no hay un acuerdo. El ministro para la marcha de la UE, David Davis, afirmó la pasada semana que quiere llegar a ese acuerdo antes del final de marzo de 2019.

El más claro fue desde el comienzo de la sesión Willie Walsh, el presidente de IAG, que engloba a Iberia, Vueling y British Airways. “El ministro de Transportes es optimista y yo comparto ese optimismo de que todo continuará como ahora”, dijo Walsh en su primera respuesta a la pregunta sobre la preocupación de su compañía ante las negociaciones entre Londres y Bruselas.

Tanto Walsh, que confesó que él votó por la permanencia, como la directora para Reino Unido de Easyjet, Sophie Dekkers, señalaron que el interés mutuo- España recibió en 2016 cerca de 18 millones de turistas británicos, en su gran mayoría llegados por avión- facilitará un acuerdo inmediato manteniendo los términos actuales. La estructura de las principales líneas aéreas británicas sortearía además cualquier obstáculo.

Un 'Brexit' abrupto podría significar, según los alarmistas, que líneas aéreas británicas no pudiesen operar vuelos entre ciudades de la UE. Pero IAG ya opera como una compañía británica y española, EasyJet ha creado una línea aérea con base en el aeropuerto de Viena para seguir operando con normalidad, y Ryanair es irlandesa pero Reino Unido no le creará dificultades para volar desde su territorio.

Devaluados

Walsh advirtió, sin embargo, sobre la necesidad de que Reino Unido prevea qué tipo de relación quiere con la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), que establece las reglas comunes y certifica la seguridad de un amplio abanico de áreas de la aviación civil, desde la fabricación de aeronaves hasta los sistemas de tráfico aéreo, pasando por las normas en vuelos.

Los directivos entrevistados por el comité, entre ellos los consejeros delegados de los aeropuertos de Heathrow y Manchester, de nuevo estuvieron de acuerdo en que no será difícil llegar a un acuerdo sobre la AESA, porque la alternativa es absurda, la paralización de buena parte del tráfico aéreo en Europa y de muchas conexiones con otros continentes a través de aeropuertos británicos.

El descenso de la libra en 2016 sería el mayor efecto del 'Brexit' en el turismo, pero este año ha aumento el número de viajeros británicos, aunque según el director de Heathrow, John Holland-Kaye, los datos indican una posible reducción de los gastos en hoteles. Walsh indicó que el sector suele crecer en relación con la marcha de la economía en general.

Fotos