El acoso sexual corroe Westminster

Diputados e invitados se reúnen en la Galería Real de la Cámara de los Lores para apartura del Parlamento británico./Reuters
Diputados e invitados se reúnen en la Galería Real de la Cámara de los Lores para apartura del Parlamento británico. / Reuters

Theresa May cierra su 'annus horribilis' con la renuncia de Damian Green, su mano derecha, obligado a dimitir por un escándalo de abusos

LOURDES GÓMEZLondres

La caída del ministro Damian Green se calculó con fría precisión. La jefa del Gobierno británico, Theresa May, despidió a su viejo y fiel aliado político, responsable del Gabinete y viceprimer ministro a efectos prácticos dos jornadas antes del receso navideño. Ese mediodía, desde su posición habitual en la bancada frontal de la Cámara de los Comunes, Green respaldó a la dirigente conservadora en sus réplicas a las cuestiones de colegas y diputados de la oposición. El futuro del secretario principal de Estado llevaba dos meses en candelero, pero en la última sesión de control del año nada sugirió el desenlace que se cocía en la retaguardia.

May atestó el golpe ese anochecer, cuando muchos parlamentarios regresaban a sus circunscripciones y Downing Street ultimaba los detalles de un viaje a Polonia que la ‘premier’ emprendió la mañana siguiente con los ministros de Exteriores y Defensa. Fue una rara demostración de control de los eventos y la agenda política desde el cataclismo de junio de 2017, cuando la sucesora de David Cameron perdió la mayoría en unas elecciones que no necesitaba convocar.

A Green le cogió la ola de alegaciones de abusos sexuales precipitada por Harvey Weinstein. Kate Maltby, comentarista de 31 años afín al Partido Conservador, le delató por haber presuntamente apretado «fugazmente una mano sobre mi rodilla» en un bar de la zona de Waterloo en 2005. El supuesto toqueteo ocurrió mientras el diputado le sugería opciones de trabajo y vías para entrar en la política profesional, según ella rememoró en ‘The Times’ a finales de octubre. Al año siguiente, Green retomaría contacto con un «sugerente» mensaje telefónico proponiendo tomar una copa con la entonces veinteañera.

Pero ha perdido sus cargos ministeriales por mentir sobre un embrollo pornográfico. Amigos del político conservador denuncian una ‘vendetta’ de dos policías que participaron en un registro de su oficina parlamentaria en 2008. Era responsable de Inmigración en el Gobierno ‘en la sombra’ y estaba bajo sospecha de recibir documentos confidenciales del Ministerio del Interior, dirigido por los laboristas. Uno de los agentes, ya jubilado, desveló en noviembre que se detectaron un sinfín de imágenes y enlaces a webs porno en el ordenador del diputado durante la redada. Esta segunda alegación contra el ‘lugarteniente’ de la primera ministra eclipsó el debate sobre abusos en posiciones de poder que Maltby quiso trasladar de Hollywood a Westminster, según la autora ha justificado en otra columna.

Green había negado estar al corriente del hallazgo de material porno en su ordenador en declaraciones a la prensa que resultaron ser «inexactas y engañosas». Una investigación interna juzgó que había infringido el código ministerial y May exigió su retirada del Gabinete. Aún así, el ministro caído reitera que nunca accedió ni visualizó imágenes pornográficas. Tampoco reconoce los eventos narrados por la periodista, aunque en su carta de dimisión «lamenta profundamente la angustia» que causó a la joven.

Motivos «más serios»

«¿Eres una buscalíos si hablas? ¿Eres cómplice si callas?», se cuestionó Maltby en su artículo inicial. Optó por hablar hace dos meses y ha vertido nuevas alusiones de comportamiento impropio sobre la misma diana. «Nunca hubiera hablado contra Damian Green de no estar segura al cien por cien de que su actitud conmigo formaba parte de una pauta establecida», escribió en Nochebuena. Maltby sostiene que la primera ministra estaba al corriente de las sospechas sobre la cuestionable conducta de su colaborador político y amigo personal desde la universidad.

Afirma además que otras dos mujeres tienen motivos «más serios» que ella para quejarse del trato dispensado por Green. Pero no alzarán la voz, según lamenta y denuncia la autora, en vistas al varapalo que ha sufrido en periódicos conservadores, de «amigos anónimos» del exministro y a la falta de apoyo institucional. «Este tipo de trato puede explicar por qué las mujeres son reacias con frecuencia a denunciar acoso sexual», añade en ‘The Sunday Times’ citando a la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon.

La cadena del ‘Me too’ (‘Yo También’) tuvo una fuerte difusión en Westminster. «He experimentado más acoso sexual como miembro del Parlamento que en mis veinte años de carrera en márketing y publicidad», confesó la diputada tory Maria Miller. «Necesitamos inundar todos los rincones oscuros del Parlamento y de la política en general con el desinfectante de la luz solar. No es aceptable el abuso de poder, ni que se abuse de la gente, ni que se eche toda la baraja contra quienes denuncian conductas inapropiadas», ha desafiado la jefa de los conservadores en Escocia, Ruth Davidson.

Contenido Patrocinado

Fotos