Leonoticias

Reino Unido estudia pedir el pasaporte para acceder a la atención médica

El hospital The Royal Free de Londres.
El hospital The Royal Free de Londres. / Efe
  • El Ministerio de Salud asegura que el objetivo es evitar abusos y asegurar el cobro de los tratamientos a los extranjeros

Las autoridades sanitarias británicas estudian pedir a los pacientes el pasaporte u otra forma de identificación para acceder a la atención médica, a fin de evitar abusos y asegurar el cobro de los tratamientos a los extranjeros.

El Ministerio británico de Sanidad ha informado hoy de que evalúan aplicar este plan a toda la Sanidad después de que algunas áreas del Servicio Nacional de Salud (NHS) ya están solicitando la identificación para algunos tratamientos que no son de urgencia.

El secretario permanente del Ministerio de Sanidad, Chris Wormald, declaró al Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes que el NHS tiene aún "un camino por recorrer" para poder reclamar el dinero por la atención médica a extranjeros.

Wormald admitió que hay problemas a la hora de identificar la nacionalidad de los pacientes. "Tenemos autoridades sanitarias locales que están viendo si piden dos formas de identificación antes del tratamiento", agregó Wormald, si bien admitió que es un plan "controvertido" puesto que supondría pedir de repente a toda la población que facilite el pasaporte.

La presidenta del citado comité parlamentario, Meg Hillier, no ocultó su inquietud por el plan ya que muchos británicos no tienen pasaporte ni otra forma de identificación puesto que en el Reino Unido no existe un documento nacional de identidad.

Incertidumbre tras el 'Brexit'

"Debido a que nunca viajaron, no tienen pasaporte, o no tienen permiso de conducir (una forma de identificación utilizada en este país) porque nunca han conducido", agregó Hillier.

Los visitantes del Espacio Económico Europeo (EEE) tienen cobertura médica en virtud de acuerdos por los cuales sus respectivos países pagan por los tratamientos. Esta información sale a la luz en medio de la incertidumbre sobre las negociaciones para la salida británica de la Unión Europea (UE) tras el referéndum del pasado 23 de junio.

La primera ministra británica, Theresa May, ha indicado que activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inicia los dos años de negociaciones sobre la retirada, antes de que concluya marzo de 2017.