Leonoticias

Gunther Oettinger durante una comparecencia en Lisboa
Gunther Oettinger durante una comparecencia en Lisboa / Miguel A. Lopes (Efe)

El comisario alemán pide disculpas por su discurso con burlas sobre China, Valonia y los homosexuales

  • Recibió el apoyo de Angela Merkel, de su mismo partido político, pese a que criticó el derecho al matrimonio homosexual, despresció la región belga y describió a los chinos como "gente de ojos rasgados" en una charla pública

El comisario de Economía y Sociedad Digital, el alemán Gunther Oettinger, ha pedido este jueves disculpas a quien haya podido sentirse ofendido por las polémicas declaraciones que realizó cuando criticó el matrimonio homosexual, catalogó Valonia como una "microrregión" gobernada por comunistas y definió China como un lugar con "gente de ojos rasgados".

"He tenido tiempo de reflexionar sobre mi discurso y puedo ver ahora que las palabras que utilicé han provocado malestar y pueden haber dañado a gente. No era mi intención y pido disculpas por todo comentario que no haya sido lo respetuoso que debería", ha indicado el comisario, a través de una breve declaración difundida por la Comisión Europea.

Oettinger ha argumentado que sus palabras fueron "francas y abiertas", que se expresó "con el corazón en la mano" y que estaban dirigidas a un público alemán para llamar la atención sobre determinadas decisiones en materia de política laboral en Alemania.

El pasado miércoles, Oettinger pronunció su polémico discurso a puerta cerrada en una cena con empresarios alemanes en Hamburgo pero las burlas contra China, contra la región belga que bloqueó durante días el acuerdo de libre comercio con Canadá (CETA) y otras referencias desafortunadas trascendieron días después a los medios.

El pasado lunes, el Ejecutivo comunitario declinó censurar las palabras del comisario y, a través de un portavoz, dijo que sólo el político alemán podría, llegado el caso, añadir o quitar palabras a lo dicho. También desde el Gobierno de Angela Merkel, de la misma familia política, mostró su apoyo al comisario.

Sin embargo, tanto las autoridades chinas como el gobierno valón y varios colectivos han criticado con dureza las declaraciones xenófobas del comisario y pedido medidas contra él.

En su defensa, el comisario alemán ha asegurado que algunas de sus duras palabras contra la región de Valonia fueron "mal citadas" y ha sostenido que para él la posición de las regiones es algo que se toma "muy en serio".

Además ha defendido que fueron "ejemplos" para ilustrar el riesgo para Alemania y para Europa de perder competitividad si se centran los esfuerzos en políticas como la reducción en la edad de jubilación o el aumento de las pensiones.

"Valonia no sólo es una importante región histórica europea, sino que contribuye activamente a la diversidad cultural y política de Europa", ha dicho ahora.

Sobre China, cuyo Gobierno se ha quejado por el comportamiento del alemán, Oettinger ha mostrado en su declaración un "gran respeto" por la economía china, "un socio y un competidor" que considera "duro".

Por ello, el comisario responsable de Economía y Sociedad Digital llama a competir en pie de igualdad en un escenario en donde "las empresas chinas pueden comprar las europeas y las europeas pueden comprar las chinas". "Es importante tener este acceso en las dos partes y hay margen de mejora", ha concluido.

La polémica coincide en un momento en el que la salida del Ejecutivo comunitario de la vicepresidenta responsable de Presupuestos y Recursos Humanos, Kristalina Georgieva, había colocado a Oettinger como candidato a asumir sus responsabilidades.