Leonoticias

El líder de las bases que apela a la unidad

Jeremy Corbyn.
Jeremy Corbyn. / Oli Scarff (Afp)
  • El veterano político británico revalida su liderazgo al frente del Laborismo con el apoyo de las bases y la oposición de la mayoría de sus diputados

El veterano político británico Jeremy Corbyn ha revalidado su liderazgo al frente del Laborismo con el apoyo de las bases y la oposición de la mayoría de sus diputados, a quienes en el último año no ha sabido convencer de su proyecto antiausteridad. Éstas son las segundas elecciones internas desde el 12 de septiembre de 2015, cuando Corbyn fue elegido contra pronóstico con un 60 % de los votos -ligeramente por debajo del resultado de hoy-, muy por delante de los otros tres candidatos, gracias al apoyo de los militantes pero sin apenas respaldo del grupo parlamentario.

Desde su victoria, el líder, de 67 años y con tres décadas de carrera como diputado del ala izquierda, no ha logrado unificar a sus colegas en torno a su visión socialdemócrata, favorable a las nacionalizaciones y el estado del bienestar, y contraria a las guerras y las armas nucleares. La mayoría de los parlamentarios, muchos de ellos legado del Nuevo Laborismo del ex primer ministro Tony Blair, han cuestionado su elegibilidad en unas elecciones generales, tanto por un ideario que perciben como radical como por su talante pacífico y su indiferencia con la prensa, que en general le ha dado la espalda.

Alución de afiliaciones

Por contra, su ideología, que ha defendido desde que ganó su primer escaño en 1983, ha motivado un aluvión de nuevas afiliaciones al partido, que actualmente roza los 650.000 miembros, más que ningún otro europeo, y el resurgimiento del laborismo como movimiento social. Durante el último año, Corbyn ha soportado con estoicismo los desplantes de sus diputados, una treintena de los cuales dimitió de su equipo de oposición y un 80 % votó en su contra en una moción de confianza presentada para forzar su marcha, lo que culminó en las presentes elecciones.

Paralelamente, el dirigente reunía a decenas de miles de personas, entre ellas muchos jóvenes, en mítines en todo el Reino Unido, arropado por sus principales aliados, el portavoz de Economía, John McDonnell, y la de Salud, Diane Abott. El historial rebelde de Corbyn, defensor de varias causas de derechos humanos y asiduo a manifestaciones, no le ha favorecido a la hora de pedir disciplina a sus colegas, que a menudo han votado en contra de su posición, como cuando se decidió si el Reino Unido iba a sumarse a los bombardeos en Siria.

Vegetariano, abstemio y con esposa española

Aficionado a la bicicleta, vegetariano y abstemio, entre 1974 y 1979 el político estuvo casado con Jane Chapman, a quien conoció cuando era concejal en el distrito londinense de Haringey. Fue la campaña contra el antiguo dictador chileno Augusto Pinochet la que le unió en 1987 a su segunda esposa, la exiliada chilena Claudia Brachitta, de quien se divorció en 1999 y con la que tiene tres hijos. Corbyn, que habla español con fluidez, se casó el año pasado con la mexicana Laura Álvarez.

Jeremy Bernard Corbyn nació en Chippenham, en el condado inglés de Wiltshire, el 26 de mayo de 1949, de padres pacifistas que se conocieron durante una reunión en Londres de apoyo al bando republicano en la guerra civil española. Su padre, David, era ingeniero eléctrico, y su madre, Naomi, profesora de matemáticas. Es el pequeño de cuatro hermanos, uno de los cuales es el conocido meteorólogo británico Piers Corbyn, quien le ha apoyado en su campaña.

Jeremy superó bien la secundaria pero no acabó sus estudios universitarios en la Politécnica del norte de Londres y, después de trabajar para varios sindicatos, en 1974 entró en política al ser elegido concejal en Haringey, donde permaneció hasta su elección para los Comunes. Forma parte de numerosas organizaciones de activismo político, entre ellas Amnistía Internacional, la Campaña de Solidaridad con Palestina y la Coalición Parad la Guerra y la Campaña por el desarme nuclear (CND, en inglés), de la que es vicepresidente.