Rusia pide diálogo para evitar otra «crisis de los misiles en Cuba»

Embajada de EE UU en Moscú./Efe
Embajada de EE UU en Moscú. / Efe

El jefe del servicio de inteligencia exterior ruso dice que el ataque contra Skripal es «una grotesca provocación» de la Inteligencia británica y de EE UU

COLPISA/ AFP

El jefe del servicio de inteligencia exterior ruso, Serguei Naryshkin, exhortó el miércoles a «recuperar un diálogo sano» entre Moscú y los occidentales en el caso Skripal para evitar una nueva crisis de los misiles de Cuba.

«Es necesario acabar con este juego irresponsable que consiste en seguir avivando la hoguera, y renunciar a la fuerza en las relaciones internacionales, para no llevar las cosas hasta una segunda crisis de los misiles de Cuba», declaró Naryshkin en una conferencia internacional en Moscú dedicada a la seguridad.

Narishkin ha asegurado que el ataque contra Skripal es «una grotesca provocación» de los servicios de espionaje de Reino Unido y Estados Unidos. «Incluso cuando avanza el caso Skripal, que es una grotesca provocación toscamente organizada por las agencias de Inteligencia de Estados Unidos y Reino Unido, algunos países europeos no tienen prisa por seguir a Londres y Washington y prefieren solucionar la situación», ha afirmado Narishkin, en su discurso en la conferencia global de seguridad que se celebra en Moscú, según informan las agencias de noticias rusas Tass y Sputnik.

Narishkin ha denunciado que Estados Unidos están intentando «continuamente» camuflar su «burda política de imposición» bajo «el paraguas de la solidaridad euroatlántica o internacional», intentando dar una «apariencia de voluntariedad» a su forma de construir relaciones con otros países a partir de la imposición y el chantaje.

«Una prueba evidente de ese enfoque la constituye la presión agresiva que los embajadores y otros cargos públicos de Estados Unidos y Reino Unido, según nos consta, ejercen sobre los aliados de la OTAN, los países de la UE, así como sobre naciones asiáticas y otras en relación al llamado caso Skripal», ha afirmado el jefe del SVR.

El 4 de marzo, el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia fueron encontrados inconscientes en un banco cerca de un centro comercial en Salisbury tras haber quedado expuestos a una sustancia que las autoridades británicas han identificado como el gas nervioso Novichok. El Gobierno británico ha acusado a Rusia de estar detrás de ese ataque y ha decretado la expulsión de 23 diplomáticos rusos en respuesta al ataque contra Skripal. Estados Unidos y otros países occidentales han adoptado medidas similares contra Rusia en represalia por su supuesta responsabilidad en el ataque en Salisbury.

El Kremlin ha negado cualquier responsabilidad en el incidente contra el exespía, que permanece ingresado en una unidad de Cuidados Intensivos de un hospital británico al igual que su hija y un agente de Policía que les atendió en un primer momento.

Contenido Patrocinado

Fotos