Rusia aniquila al principal responsable militar del Estado Islámico

El ataque aéreo ruso destruyó completamente un centro de comunicaciones y el búnker subterráneo en donde se encontraba reunido Jalímov con otros cabecillas

RAFAEL M. MAÑUECO Moscú

El Ministerio de Defensa ruso ha informado hoy a través de un comunicado de la "aniquilación" de unos 40 yihadistas durante una incursión de la aviación de Moscú cerca de la localidad siria de Deir Ezzor. Entre los muertos, asegura la nota castrense, se encuentra Gulmurod Jalímov, considerado el "ministro de la guerra" del Estado Islámico.

El ataque aéreo ruso destruyó completamente un centro de comunicaciones y el búnker subterráneo en donde se encontraba reunido Jalímov con otros cabecillas.

Pereció también en el bombardeo, según Moscú, el "emir" de Deir Ezzor, el extremista saudí, Abu Muhammad al-Shimali, que forma también parte de la cúpula del Daesh. Estados Unidos pidió en 2017 por su captura la suma de cinco millones de dólares. En cuanto a Jalímov, conocido entre los yihadistas como "al-tadzhiki" (el tayiko), era el jefe de las fuerzas especiales de la Policía de Tayikistán hasta su deserción e incorporación al EI en 2015.

Rusia ya anunció haber matado el pasado mes de mayo en otro ataque aéreo cerca de Raqqa al líder del Estado Islámico, Abu Bakr, al Baghdadi, pero Estados Unidos sostiene que sigue vivo.

El pasado martes, el Ministerio de Defensa ruso afirmó que la toma de Deir Ezzor por fuerzas del Ejército sirio fue posible gracias a los ataques de la aviación rusa contra los yihadistas y a los disparos de misiles de crucero efectuados desde el Mediterráneo por la fragata "Admiral Essen". Según los militares rusos, las operaciones de los últimos días y las en curso actualmente suponen un duro golpe para EI y " una victoria estratégica sobre el terrorismo internacional".

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirma que, desde julio, el Estado Islámico ha perdido el control de unos 17.000 kilómetros cuadrados de territorio en las provincias sirias de Raqqa, Homs, Hama y Deir Ezzor.

Rusia acudió en ayuda de Assad en septiembre de 2015 y ha logrado con sus bombardeos dar un vuelco total a la situación del dictador. Según un sondeo del instituto sociológico ruso "Levada-Tsentr", el 30% de los rusos está a favor de continuar la intervención militar de su país en Siria hasta la victoria total, el 32% teme que el país árabe se convierta en un segundo Afganistán para ellos y un 22% no supieron qué contestar.

Fotos