El principal opositor ruso tendrá que cumplir otros 30 días de prisión menor

Alexéi Navalni./Reuters
Alexéi Navalni. / Reuters

El motivo de esta nueva sentencia se debe a que la manifestación en contra de la investidura de Putin, convocada por Navalni y celebrada el pasado día 5 de mayo, no estaba autorizada

RAFAEL M. MAÑUECOMoscú

El tribunal Tverskói de Moscú condenó hoy a 30 días de arresto a Alexéi Navalni, el principal adversario del presidente Vladímir Putin. El motivo de esta nueva sentencia se debe a que la manifestación en contra de la investidura de Putin, convocada por Navalni y celebrada el pasado día 5 de mayo, no estaba autorizada. El líder opositor no tuvo entonces tiempo de unirse a los manifestantes cuando fue detenido por la Policía. Fue liberado pasada la medianoche de aquel sábado.

La marcha había sido convocada bajo el lema «Putin no es nuestro zar» y en su disolución participaron unidades de cosacos. Navalni, que es jurista, recoge ahora pruebas para denunciar las agresiones con látigos perpetradas entonces por los cosacos contra los manifestantes.

La jornada se desarrolló en toda Rusia y se saldo con varios heridos y 1.600 detenciones. La mayoría de los arrestados fueron puestos en libertad en los días siguientes, pero algunos tendrán todavía que comparecer ante el juez y varias decenas han sido ya condenados a penas de cárcel.

Navalni tiene pendiente además responder por convocar otra manifestación no autorizada, el pasado 28 de enero, y por resistirse a la «autoridad competente». La última vez que cumplió una condena de reclusión menor fue en octubre del año pasado, cuando tuvo que pasar 20 días tras las rejas. En 2017, fue castigado con tres penas cortas de prisión.

Navalni no pudo presentar su candidatura a las elecciones presidenciales de marzo, en las que Putin venció con casi el 77% de los sufragios, por estar inhabilitado tras dos procesos judiciales. Por eso, hizo campaña a favor del boicot de los comicios. «Putin, además de un ladrón, es un cobarde. Primero nos roba las elecciones, sustituyéndolas por un espectáculo barato, y ahora, de forma cobarde, envía a la cárcel a quienes no están de acuerdo con él», aseguró entonces.

Hoy precisamente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha dado la razón a Navalni y ha condenado a Rusia a pagarle 2.000 euros por no haberle retirado su pasaporte para viajar al extranjero entre 2012 y 2017 de forma ilegal. No es la primera vez que el TEDH falla contra Rusia en sentencias adoptadas en relación con el opositor ruso.

Está pendiente también el fallo del TEDH por el «acoso político» que padece Navalni.

Esta querella está acreditada por los siete arrestos sufridos por convocar manifestaciones entre 2012 y 2014. Sin contar lo habidos posteriormente. Navalni ya obtuvo la razón del alto tribunal europeo cuando denunció las penas de cárcel a las que fue condenado por la Justicia rusa. La Corte de Estrasburgo, que instó a Moscú a pagar una indemnización, concluyó que el bloguero anticorrupción no tuvo un juicio justo y fue inculpado «sin fundamento».

Contenido Patrocinado

Fotos